Suscriptor digital

Cómo es el anticonceptivo a control remoto que desarrolla Bill Gates

Melinda y Bill Gates
Melinda y Bill Gates Crédito: Gentileza
Daniela Chueke Perles
(0)
28 de febrero de 2019  • 16:04

Lo anunciaron en 2014 y se esperaba que su lanzamiento oficial se hiciera en 2018. Ya pasaron cuatro años desde que empezó desarrollarse un dispositivo prometedor para el control de la natalidad, pero todavía la Fundación Bill y Melinda Gates sigue trabajando en el perfeccionamiento de este producto digno de Black Mirror, que puede llegar a ser el futuro de la anticoncepción. Es un microchip implantable que funcionará a control remoto y podrá permanecer en el cuerpo de la mujer durante 16 años.

El desarrollo se enmarca dentro del Programa de planificación familiar de la Fundación que el creador de Microsoft preside junto con su mujer. Este programa "está trabajando para brindar acceso a información, servicios y suministros anticonceptivos de alta calidad a otros 120 millones de mujeres y niñas en los países más pobres para el año 2020 sin coacción ni discriminación, con el objetivo a largo plazo del acceso universal a la planificación familiar voluntaria", según se describe en su página web.

¿Cómo funcionará el microchip anticonceptivo a control remoto?

Su tamaño será de 20 x 20 x 7 milímetros y se podrá implantar el debajo de la piel para administrar automáticamente una dosis diaria de 30 microgramos de la hormona levonorgestrel, a través de la liberación controlada.

Hasta acá podemos decir que es similar al "implante subdérmico", un anticonceptivo que integra el grupo de los llamados LARC ( de larga duración reversibles, long active reversible contraception ) en el que también están el DIU de cobre y el SIU de levogestrel (métodos intrauterinos).

Pero a diferencia de este método y de los intrauterinos, el dispositivo de Gates, dura hasta quince años y su actividad puede suspenderse con un control remoto que interrumpe el suministro de la hormona. Así, si la mujer que lo tiene implantado quiere quedar embarazada, no necesita retirar de su cuerpo el dispositivo sino simplemente detener su acción anticonceptiva. Esa acción puede volver a ponerse en funcionamiento, apretando el botón remoto cuando se vuelva a desear activar la anticoncepción.

La idea original según una anécdota que se comenta en los pasillos de las empresas de tecnología fue supuestamente de Bill Gates, durante una visita que hizo al laboratorio del MIT en 2014. Allí preguntó si el microchip diseñado originalmente en 1999 para entregar medicamentos a pacientes con osteoporosis también podría convertirse en un plan de control de la natalidad a largo plazo. Así fue que la empresa Microchips Biotech, Inc comenzó a desarrollar la idea, financiada por la fundación de los Gates que prometió destinar 15 millones de dólares a subvenciones.

Si bien se había anunciado que el proyecto estaría terminado y disponible en 2018, el microchip anticonceptivo todavía se está probando y falta esperar la aprobación de la FDA, la agencia que certifica los medicamentos, alimentos y dispositivos médicos en Estados Unidos.

Algunos de los miedos y dudas sobre este método giran alrededor de la función inalámbrica del sistema de administración de hormonas: ¿Puede ser manipulado? ¿Puede darse un control eugenésico de la población? ¿Podrá se utilizado por los gobiernos en forma compulsiva aun contra el deseo y la libertad de las mujeres? Como decíamos, todo muy Black Mirror.

La cuestión es que si bien es muy factible que el anticonceptivo ya esté listo para salir al mercado, todavía no hay noticias sobre la fecha exacta de su lanzamiento en Estados Unidos.

Sin dudas y aun frente a las dudas, promete ser comodísimo. ¿Vos lo usarías?

También mirá: Anticonceptivos: todo sobre el implante subdérmico que dura 3 años

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?