Pequeños grandes temas. Cómo esquivar la lógica del "yo no fui"