Cómo se proyecta un concept car

La primera parte de un informe que nos muestra el paso a paso en la creación de los coches. Hoy, la búsqueda del concepto; mirá las imágenes
(0)
5 de noviembre de 2009  • 14:59

Por Omar Reigada.

Para conocer cómo se crea un auto hay que meterse en "la cocina" de una automotriz, es decir, en el departamento de diseño, donde los especialistas y creativos inician los nuevos proyectos. Allí se dan los primero pasos y bocetos en camino a un concepto (concept car).

Para empezar a desarrollar la idea los diseñadores necesitan dos tipos de información: por un lado, el Briefing, que son los datos que permiten comenzar a abocetar (son consignas relacionadas con los objetivos de la empresa como el target al que se apunta, el tipo de cliente, el potencial uso del vehículo, la región donde va a transitar el coche). Estos datos son provistos por el departamento de marketing, que siempre trabaja en equipo con los diseñadores y es el encargado de interpretar la imagen y las expectativas del vehículo en el mercado. En segundo lugar se necesita el Package, un informe con las medidas esperadas –siempre expresadas en milímetros- del vehículo.

Después se da comienzo a lo que se conoce como brainstorming (tormenta de ideas), una técnica típicamente empleada por los diseñadores a la hora de plantear la estética del auto. El concepto también puede estar basado en una palabra: versátil, ágil, funcional, económico, deportivo, sofisticado. Otra herramienta muy recurrente son las llamadas speed forms (formas rápidas), que son impulsivas y, por lo general, abstractas. El verdadero sentido de este ejercicio estilístico tiene que ver con crear nuevas formas, con la posibilidad de que sean aplicadas al diseño final del coche.

Por otra parte, se tiene en cuenta la cantidad de puertas, la posición del motor y cuántas ruedas tendrá el vehículo en cuestión.

Así, los diseñadores comienzan a delinear los llamados bocetos rápidos y descriptivos, en los que se dibuja el auto desde diferentes perspectivas (frente, posterior, lateral, etc.). En esta instancia ponen el eje pensar en el volumen y las formas, sin entrar en los detalles. Los primeros trazos se realizan con lapicera o lápiz de color, que después son reemplazados por marcadores, pasteles a la tiza y lápices de colores, cuando los bocetos son más avanzados.

En un segundo momento se consideran los volúmenes y perspectivas, y se intenta explorar nuevas soluciones vinculadas a la funcionalidad y la estética. En este punto del diseño también comienzan a dibujarse con detalle objetos puntuales como ópticas, parrillas, espejos, paragolpes, llantas, tomas de aire, etc.

Una vez que se elige el boceto final, se construyen dos maquetas del prototipo. La primera a escala 1:4 –se usa poliuretano expandido como parte de la estructura a moldear- para tener una visión general del auto. Y la segunda, a escala 1:1, que se realiza con arcilla a temperatura maleable para poder tallar a máquina o a mano.

Con esto se cierra el ciclo de concepción. A esta altura, el futuro coche ya tiene su primera versión en miniatura.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.