Cómo se transformó (y digitalizó) un país devastado