Cómo sos durmiendo en pareja: descubrí tu posición del "Cama Sutra"

Crédito: Ilustración Elda Broglio
En este catálogo de posturas para dormir te contamos cuáles son las más comunes
Constanza Boquet
(0)
10 de febrero de 2016  • 00:20

Están los pegotes, que duermen entrelazados aun con 35 grados, y están los "si te he visto no me acuerdo" hasta que suene el despertador. Están las batallas campales, en las que tenés que cuidar tu almohada como si fuera oro, y también los movedizos que rotan cual piezas de rompecabezas y despiertan en posiciones impensadas. ¿Cómo dormimos juntos?

cucharita

La clásica y bien ponderada cucharita, que tanta salida tiene en las primeras noches juntos o en los meses del crudo invierno, suele desaparecer en las relaciones de larga data. Tengo calor, me apretás mucho, estoy cansado, se me duerme el brazo, son las excusas que ponen los durmientes a la hora de esquivarla. Si tenés una relación de años y todavía sigue vigente la cucharita, ¡son dos románticos sin cura!

Garrapata

Crédito: Ilustración Elda Broglio

"Me encanta dormir abrazada a vos, siento que así estamos mucho más conectados". Suena tierno a la hora de meterse en la cama, pero si al quedarse dormidos lo seguís abrazando cual koala a punto de la asfixia, es momento de soltar. Digamos "no" al abrojo, ¡no al novio agobiado! Pensá que un hombre descansado se levanta más feliz y un poco de aire durante la noche puede traer un amanecer mucho más cariñoso.

territorial

Crédito: Ilustración Elda Broglio

En un rincón de la cama, adoptando la misma postura que dentro de una caja de zapatos, tratás de esquivar los pases karatecas que vienen del otro lado del cuadrilátero. Él ocupa, panza arriba y con los brazos abiertos, toda la cama. Y mientras musicaliza la noche con sus ronquidos, vos intentás conseguir un poco de sábana. Si tus dulces sueños están por volverse pesadilla, no dudes en comprarte un colchón XXL.

colecho

Crédito: Ilustración Elda Broglio

Famoso y pólemico colecho, unos lo aman, otros le temen. Momento inevitable en la vida de cualquier madre, cuando los dolores musculares y las patadas se meten en tu cama y tu marido queda en el abismo del colchón. Los niños no vienen solos: juguetes, mamaderas, galletitas y pegajosos accidentes. Descansar con hijos no suele ser fácil. Así que, si los adultos lo aprueban: bienvenido, colecho, ¡te hacemos un lugar!

king size

Crédito: Ilustración Elda Broglio

En la king size quedan demasiado separados. Ese espacio que pide a gritos ser llenado se va atiborrando con el control remoto, lentes, libros, y tu cama ya parece el baúl de cosas perdidas. Si vas a poner objetos entre tu novio y vos, asegurate de que sean suficientemente sexies como para no desaprovechar tantos metros de colchón.

acaramelados

Crédito: Ilustración Elda Broglio

Nariz con nariz y tomados de las manos, ambos duermen en posición fetal y parecen formar un corazón. Eternos tortolitos, poseedores del yin y el yang del amor, necesitan mirarse de frente, aun con los ojos cerrados, y complementarse hasta para dormir. Pareja difícil de encontrar, pero que las hay, las hay.

¿Descubriste cuál es tu estilo para dormir con tu pareja? ¿Tenés alguna otra posición que no hayamos catalogado? Leé también ¿Juntos las 24 hs? y "Creamos una marca en pareja"

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.