El perro y uno. Con la sagacidad del lobo