Consejos para armar una bodega en casa

lLa especialista Liliana Mestanza, de Fontenla Design Team, no da algunos tips prácticos para armar un rincón especial para nuestra bebidas predilectas
(0)
14 de marzo de 2014  • 14:56

Si te encanta el vino, te gusta guardarlo y descorcharlo en ocasiones especiales, y soñaste con tener su propia cava pero siempre pensaste que era complicado, esta nota es para vos. En las líneas que siguen Liliana Mestanza, experta de la firma Fontenta, te da algunas claves para ayudarte a concretar tu sueño de la bodega propia.

- EL LUGAR ESTRATÉGICO. Lo primero que debés hacer es elegir el lugar donde vas a instalar la cava, teniendo en cuenta algunas cuestiones. Por ejemplo, que los vinos deben conservarse en un lugar con la menor luz posible, fresco, ventilado y sin vibraciones que puedan alterarlo (con esto queda descartado ubicar la cava cerca del equipo de música o bajo una escalera).

- LA POSICIÓN DE LAS BOTELLAS. La forma de ubicar las botellas debe permitir el contacto constante del vino con el corcho, de modo que éste permanezca húmedo e hinchado, e impida la entrada de oxígeno (lo cual haría que el vino se avinagre). La posición ideal es acostada, incluso cuando ya fue abierta.

- LA TEMPERATURA PERFECTA. El lugar donde almacene los vinos debe estar en una temperatura que vaya de los 15 a los 18°C para los vinos tintos, y entre 5 y 10°C para los blancos. Tratá de cuidar las botellas de los cambios de temperatura (por eso no conviene armar la cava cerca de un horno, chimenea, etc.)

- LA HUMEDAD. Si el ambiente es muy seco o hay un exceso de humedad, el corcho se puede deteriorar y el vino correr el riesgo de pudrirse por el ingreso de aire en la botella.

Si no contás con un ambiente que puedas designar exclusivamente a funcionar como cava, podés aprovechar los sectores de la casa que tengan las características mencionadas más arriba (pocas variaciones de luz, temperatura y humedad) y preparar un espacio para guardar allí los vinos. En la actualidad, hay muebles especiales para guardar vinos, que pueden ubicarse en el living, comedor o cualquier otra parte de la casa. Ahora bien, si no contás con un espacio mejor, un lugar viable puede ser el interior de un mueble de guardado, como por ejemplo, un placard. Además podés preparar especialmente una pared con estantes o colocar las botellas en la parte superior de una barra-bar. Así, además de almacenar las botellas, le vas a dar un toque de calidez al ambiente.

Una vez definido el lugar, debés pensar en cómo vas a acomodar los vinos de forma que las botellas queden inclinadas hacia abajo y sólidamente apoyadas. Una buena opción es organizar casilleros de madera. Los estantes pueden realizarse con maderas no perfumadas, como el álamo o paraíso, o provenientes de zonas húmedas, como quiri y timbó; deben tener 1,5 pulgada como mínimo. Como mobiliario complementario, podés pensar en organizar un sector íntimo, ya sea en el área del living, en una pequeña mesa con pocas sillas que hagan juego con la cava, o utilizar banquetas especiales que te permitan disfrutar con tranquilidad y silencio de tu copa.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.