Consumismo indoor. Los objetos que dispararon sus ventas durante el encierro

Fuente: LA NACION - Crédito: Gentileza
Vicky Guazzone di Passalacqua
(0)
22 de mayo de 2020  • 10:35

El día después de su reapertura en China, Hermès facturó 2,5 millones de euros. Tras meses cerrado, su local de la ciudad de Cantón reabrió con largas colas y marcó un récord incluso para el mercado del lujo. Y aunque pueda pensarse que la compra de productos premium no es un parámetro confiable, también en el panorama local ha habido pequeños estallidos de furor consumista. Por lo pronto, Mercado Libre sumó un 40% más de nuevos compradores y un 52% más de pedidos. De gastos más austeros pero igual compulsión, los más diversos productos vieron agotado su stock en las últimas semanas.

La obsesión por la limpieza

La importancia de la higiene es uno de los grandes hitos. Sea porque se pasa mucho más tiempo en casa (y por lo pronto se ensucia más) como porque es necesario asegurarse de que el virus quede afuera, la necesidad de limpiar se volvió omnipresente. En ese camino, muchos se dieron cuenta de lo engorroso de la tarea, y así nació la principal estrella: la mopa. Ya conocida en su modelo clásico, la novedad llegó de la mano de variantes en las que no hay que tocar el trapo, y por ende no estar expuestos a productos químicos como la lavandina. Así funcionan las tres versiones de la marca Iberia, que vio duplicarse y triplicarse sus ventas. "Mucha gente vivió por primera vez la experiencia de limpiar su casa en profundidad, y aunque hace dos años que la vendemos, el confinamiento impulsó la demanda", detalla Julián Casamayor, director de la compañía. Y así, hasta las redes sociales, otrora reservadas a cuestiones tal vez más glamorosas, se llenaron de videos de gente centrifugando y enjuagando sin necesidad de tocar el trapo. Las recomendaciones entre influencers y grupos de amigos corrieron como pólvora. "Viviendo en una casa con jardín y teniendo que pasar el trapo con alcohol y lavandina todo el día, ya no sentía las manos. Así que cuando una vecina avisó en el chat que se estaba comprando una y preguntaba si alguien más quería, para bajar el costo de envío, me sumé. Terminamos comprando 20", cuenta María Bengolea, que asegura que fue un antes y un después. "Y fue cuestión de compartir la foto con mis amigas para que ellas también salieran en manada a buscarla", agrega.

La otra compra que se volvió contagiosa fue la de la aspiradora robot. Mientras las quejas de la cantidad de polvo que se generaba en una casa siempre ocupada se acumulaban en redes, muchos decidieron hacer realidad la profecía de los Supersónicos y comprar una Robotina propia. "Hoy estamos duplicando las ventas del año pasado, y proyectamos estar cerca de triplicarlas antes de que termine el año. La explosión fue grande, aunque no nos sorprendió tanto porque creemos que el mercado está llegando a una madurez", sostiene Lucas Pedros, director de Acegame, firma que comercializa modelos como la AVA R2 y AVA MINI. Para él, el factor recomendación valió mucho más que cualquier publicidad y es un motivador de la compra.

Y hasta el cotizado alcohol en gel encontró su reemplazo más práctico esta cuarentena: la versión en spray. Diluido al 70%, este modelo se convirtió en el mejor aliado para limpiar todo tipo de superficies, incluidos celulares y anteojos, y por ende también se volvió escaso en farmacias, supermercados y tiendas.

Tiempo en casa

El confinamiento hizo notar a muchos que no poseían ropa ni pijamas lo suficientemente cómodos para pasarse el día en ellos. Sin ganas de ponerse un rígido jean, muchos se volcaron a buscar pantalones y remeras de telas flexibles, así como joggings y prendas de fitness. Desde mediados de abril Mercado Libre aseguraba ver un 84% de aumento de ventas de este rubro con respecto al mismo período de marzo, mientras que la demanda de "ropa de dormir" se había incrementado un increíble 571%, en tanto hoy seis de cada 10 términos de búsqueda a nivel regional corresponden a productos relacionados con la permanencia en los hogares. "Mis pijamas en general son remeras que descarto para uso diario y algún short deportivo. Así que cuando tuve que pasarme el día en eso, me sentí incómodo y busqué online otras variantes de ropa de entrecasa", describe Matías Suárez, diseñador gráfico que ahora se siente mucho más presentable cuando hace sus videollamadas.

Ropa para estar en casa
Ropa para estar en casa Fuente: LA NACION

Finalmente, el tiempo de ocio en casa también se hizo notar en el consumo. Chicos y grandes se volcaron a juegos compartidos en las horas de encierro. "Al inicio de la cuarentena se vendieron sobre todo muchos juegos de mesa y rompecabezas. Ahora se incorporaron además los juegos de rol, pero diría que en general todo lo que sea para jugar en familia tiene mucha fuerza de venta", describe Laura Weisvein, directora comercial de la firma Didáctica Argentina a cargo de las marcas Giro Didáctico y Compañía de Juguetes. "Compré uno de 2000 piezas para hacer con mi marido y algunos de 100 para los chicos. Nos podemos pasar horas, y mientras charlamos de cualquier otra cosa. Me encanta que sea tiempo robado a las pantallas", sintetiza Agustina Moreira.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.