Coronavirus: la curiosa historia que vincula a los corpiños con los barbijos N95

(0)
25 de abril de 2020  • 12:25

Desde que comenzó la cuarentena por el coronavirus, miles de compañías dedicadas a la fabricación de ropa interior encontraron una oportunidad en la crisis y se volcaron a comercializar máscaras de tela. Pero una empresa japonesa decidió ir más lejos y en plena lucha por prevenir contagios del covid-19 decidió adaptar los aros de los corpiños como estructura principal de tapabocas. Lo más curioso es que no es la primera vez en la historia que un corpiño inspira el diseño de un insumo sanitario.

Con el material que en cualquier circunstancia usan para forrar corpiños, ahora Atsumi Fashion, empresa de ropa interior con base en Toyama, Japón, se puso a fabricar tapabocas. Es que la forma de los corpiños armados que son más populares en Japón, coincide con la forma del área del rostro que se necesita cubrir, y permite tapar tanto boca como nariz.

Por otro lado, el tejido sintético que suele usarse para revestir corpiños, se parece mucho al material que se usa en las máscaras descartables. Pero esto que puede parecer un hallazgo, en realidad no lo es. De hecho, una máscara que comercializó la compañía de insumos sanitarios 3M y que precedió al barbijo N95 (el que utiliza el personal sanitario por su altísima eficiencia en filtrar partículas) estuvo inspirada en la forma de un corpiño.

Ahora,Atsumi Fashion abrió todo un abanico de posibilidades para los diseños de las máscaras, y, acompañando un espíritu ochentoso de mostrar la ropa interior, tal como lo hacía Madonna, empezó a fabricar tapabocas en tonos pasteles y con encaje que son furor en Japón, al punto tal de que están agotados en el emrcado desde hace dos semanas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.