Cortocircuito: Guillermo y Máxima de Holanda castigan a un programa de televisión por violar su privacidad

Los reyes de Holanda le imponen un estricto código de conducta a la prensa.
Los reyes de Holanda le imponen un estricto código de conducta a la prensa. Crédito: Prensa Casa Real de los Países Bajos.
(0)
24 de enero de 2020  • 17:30

Los reyes Guillermo y Máxima de Holanda tienen una relación cordial con la prensa de su país, debido al estricto código de conducta que les imponen a los medios holandeses. Este es precisamente el acuerdo que acaban de hacer valer, al vetar a un programa de televisión de la cobertura del clásico "posado de invierno" de la familia real holandesa.

El debut de Amalia como guionista y actriz

En diciembre pasado se estrenó la obra El Monasterio de Navidad, coescrita por la hija mayor del matrimonio real, la princesa Amalia (quien también tiene una participación actoral importante). Los medios holandeses estaban ávidos de cubrir el gran debut de la princesa heredera en la comedia musical y sobretodo, la presencia de su familia en el Teatro Real de La Haya.

Pero los reyes le recordaron a la prensa que este evento era estrictamente privado y por lo tanto no formaba parte del acuerdo antes mencionado. Esto generó indignación, y un programa de televisión se atrevió a romper el código al emitir un video de la familia dentro del teatro.

El acuerdo no es obligatorio, pero es claro. Los medios deben respetar los momentos de privacidad de la familia real si quieren ser invitados a cubrir los actos oficiales.

La familia real holandesa en Lech, en febrero de 2019.
La familia real holandesa en Lech, en febrero de 2019. Crédito: Prensa Casa Real de los Países Bajos.

Cómo consecuencia, Máxima y Guillermo no invitarán al programa RTL Boulevard ni al periodista Marc van den Linden a la sesión de fotos que se realiza anualmente en Lech, Austria, en donde la familia real pasa sus vacaciones de invierno.

No es el primer cortocircuito de la familia real con la prensa holandesa. Hace algunos meses circuló un video de Máxima y sus hijas bailando flamenco en la Feria de Sevilla, en medio de una visita a España. En esa ocasión, fue el propio gobierno el que le exigió a los medios no transmitir las imágenes.

Este nuevo desencuentro podría significar el inicio de un conflicto de mayores proporciones entre la Corona y la prensa. O servir de antecedente para mantener a raya a los medios de los Países Bajos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.