Consumo. Cuando la invitación a reciclar puede sumar valor a una marca