Cuando no podemos prosperar: lo que nos enseña el estancamiento.

.
.
(0)
19 de febrero de 2020  • 13:36

María Vicario es Decodificadora Bioemocional y fundadora de Salí del Sillón, comunidad de emprendedoras dispuestas a la expansión. Ella nos ayuda a entender por qué a veces puede suceder que no tengamos el empuje para concretar nuestros proyectos.

Hay una teoría de Andy Freire que me resulta muy clarificante para abordar la causa de los emprendimientos no rentables. Se llama "triángulo invertido", donde la base es el emprendedor y sobre él se asientan el proyecto y el capital. Es el emprendedor quién va a garantizar que el proyecto se desarrolle correctamente y la administración que haga con el dinero.

Si hacemos foco en los otros dos vértices:

  • Puedo tener una idea brillante pero si no tengo el dinero para implementarla no hay proyecto.
  • Y puedo tener dinero pero si no tengo la capacidad organizativa para llevar adelante mi proyecto, fracaso.

Incluso puedo contar con capital y un plan de acción detallado, pero si no indago desde qué emoción gestiono mi emprendimiento, la base del triángulo se vuelve inestable e impredecible como la rentabilidad. Freire afirma que si el emprendedor cuenta con determinadas características emocionales, los otros dos elementos que conforman el triángulo pueden estar o no.

En el caso que te comparto hoy, la pasión por hacer, la creatividad, los recursos van por un lado pero el Inconsciente Biológico va por otro. Hay un programa biológico y existencial que impide que su negocio prospere.

Vamos a ponernos en su lugar:

Si la base del éxito soy yo: ¿para qué estoy creando una realidad donde ganar dinero es casi imposible?

Cómo suelo decir, el camino es hacia adentro.

La Decodificacion es una manera de ser y estar a través de una metodología de autoindagación y sanación de historias presentes en tres memorias que nos conforman como materia y que nos expanden como espíritu.

En la decodificación de emprendimientos lo que vamos a buscar es la emoción bloqueada desde la cuál estoy creando la baja rentabilidad y aplicar distintas herramientas de desbloqueo y reseteo con nuevos códigos de información.

Desde esta propuesta la base serías vos, el capital estaría compuesto por tus creencias, juicios, vivencias, aprendizajes, lealtades invisibles y herencias transgeneracionales. Y el proyecto aquello que tus padres proyectaron de manera consciente o inconsciente y que le da un sentido a tu vida.

A menudo me encuentro con emprendedoras que tienen pánico a dejar su trabajo en relación de dependencia, porque detrás de ese miedo hay una creencia similar a: "más vale pájaro en mano que cientos volando". Indagando en el contexto de su concepción, nacimiento y primera infancia encontramos que su padre se apartó del negocio familiar para comenzar un proyecto propio y le fue muy mal económicamente. Mi Inconsciente Biológico va a repetir lo que haya sucedido en ese tiempo.

Yendo más hacia atrás podemos encontrar en su historia familiar que hubo un ancestro que fue próspero, cada proyecto que realizaba daba frutos, pero no era bien visto por el clan. Su primer negocio fue a raíz de una herencia y los otros herederos se sintieron estafados porque no pudieron generar tantos ingresos.

Ejercicio

Cómo ejercicio te invito a indagar de la misma manera en vos:

  • ¿Qué podría pasar si me va bien?
  • ¿Cuál es el beneficio secundario de que esto no funcione?

El inconsciente biológico está para garantizar la supervivencia. Ser feliz y próspera es tu decisión.

No es magia, es consciencia.

No es afuera, es adentro.

No es el otro, sos vos.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.