¿Cuántos hombres necesitás en tu vida?

¿Tu pareja tiene todo lo que necesitás?
¿Tu pareja tiene todo lo que necesitás? Crédito: Corbis
Hay por lo menos media docena de hombres a los que precisamos tener cerca para poder ser como somos. Ellos nos ayudan, nos cuidan y nos dan consejos. Te contamos quiénes son
(0)
7 de enero de 2014  • 00:15


Tanto quien diga que su chico lo es todo como quien crea que los hombres no son necesarios, probablemente debería revisar sus supuestos.

No vamos a poner en duda el hecho de que las mujeres hace tiempo que somos autónomas, independientes. Que nos digan soltera no nos suena a insulto. Y, por supuesto, nuestras elecciones de pareja no las basamos, como la mayoría de nuestras predecesoras, en la necesidad de protección.

Por otra parte, si somos sinceras y sin poner en cuestión la fidelidad en la pareja, deberíamos admitir que un solo hombre como referente en nuestra vida no es suficiente en absoluto.

Es raro que encontremos en nuestra pareja todas las cualidades y habilidades que buscamos en un compañero. Nuestras necesidades son tantas que un solo hombre no podría satisfacerlas todas. ¿Te diste cuenta? ¿No sería hora de que dejes de pedirle al pobre El que con la llave mágica que abre tu corazón sea capaz de responder a todas y cada una de tus demandas?

Pensalo. Tal vez, mejor que vivir reclamándole habilidades de las que, por mucho que se esfuerce, demostró que carece, –escucharte con atención exclusiva, reparar los pequeños desperfectos de la casa, ser tu partenaire para un doble de tenis o que te tiña el pelo- sería que te rodearas de los hombres clave. Es decir, de aquellos que sí pueden satisfacer tus expectativas específicas según la cuestión de que se trate. Porque están preparados, porque son profesionales o porque tienen las habilidades que cada desafío pone a prueba.

¿Un ejemplo? Va un caso triste pero real: amiga cuarenta-que-parece-de-treinta, divina dueña de una cabellera rubia larguísima que le llegaba a la cintura a fuerza de años de cuidados y dedicación, además de años de suscribirse a un único y clásico corte de pelo, pidió al marido que le corte las puntas. El divino dijo que sí y agarró la tijera de la cocina airoso cual príncipe a caballo, espada en mano al rescate de su princesa. La princesa terminó con un carré desmechado salvaje y le tomará un tiempo indeterminado recuperar el largo perdido que ya no crece al ritmo acelerado de la adolescencia. ¿Hacía falta?

Por eso, tanto si estás en situación de soltería como acompañada, te proponemos analizar cuántos y cuáles son los hombres que necesitás que haya en tu vida para estar feliz. Como, no hay dudas, te merecés.

Ellos son algunos de los personajes masculinos que nos facilitan la vida:

1. El mejor amigo

Una foto, después de una charla de amigos
Una foto, después de una charla de amigos Crédito: Corbis



Gay o no gay, con o sin derecho a roce , reciente o de la infancia, confidente o compinche de salidas y presentaciones mutuas de candidatos. El mejor amigo es imprescindible porque él te da la perspectiva masculina más sincera que podrías tener sobre todo lo que te inquieta. Él siempre está dispuesto para hablar con vos, encontrarse, solos o en grupo, no se hace la estrella, es simple y siempre te canta la justa. Puede ser duro a veces pero sabés que sus observaciones te enriquecen la perspectiva que tenés de las cosas, su opinión para vos vale más que la de cualquiera.

Por qué es necesario: aunque no sigas siempre sus advertencias, saber que está ahí, con el hombro y el abrazo dispuesto, te da una gran seguridad.

Consejo: es una relación para cuidar de por vida, aunque el tiempo pase. Un amigo es uuunaaa luz...

2. El analista

A veces lo odiás a veces lo amás. El es quien te confronta cruda o paternalmente con tus dificultades y te impide mentirte a vos misma. Como sabés que la ética profesional le impide cruzar cierta línea, te aprovechás y desplegás toda tu artillería de seducción frente a él: te cruzás de piernas, te descalzás, hacés voz de bebota, digamos que te das permiso para llevar al extremo tu capacidad de regresión a la infancia.

Por qué es necesario: lo que realmente importa en este vínculo es que te ayude para lograr los objetivos de tu terapia.

Consejo: inútil que gastes artillería en incomodarlo o seducirlo.

3. El arreglatutti

¿Necesitás que alguien arregle todo lo que se rompe en tu casa?
¿Necesitás que alguien arregle todo lo que se rompe en tu casa? Crédito: Corbis



Generalmente este personaje, el equivalente en tiempo real y en este siglo al genio de la lámpara de Aladino, está representado en el encargado del edificio. Puede ser un tío, un amigo, un compañero del trabajo, o un profesional de la remodelación. El arreglatutti se destaca por dos cualidades básicas: prontitud y versatilidad.

Por qué es necesario: por alguna ley de la física que no intentaremos comprender aquí, lo cierto es que en una casa, todo el tiempo se están rompiendo algunas cosas en tanto que otras dejan de funcionar sin previo aviso. Te gastarías una fortuna y pasarías más tiempo del que estás dispuesta a esperar si para cada arreglo recurrieras a un profesional especializado en la materia.

Consejo: vital tener su celu agendado y su número pegado en la puerta de la heladera. A la hora de agradecer el gesto está el que te dice que no es nada y vos tendrás que calcular el valor de la propina y quien cotiza su trabajo como un profesional del rubro en cuestión.

4. El profesor

¿Qué te gusta de tu profe de tenis?
¿Qué te gusta de tu profe de tenis? Crédito: Corbis



En esta categoría entran tu profe de tenis, el de la facu, el de teatro, el de yoga u otros. No importa si técnicamente califica de lindo. Vos lo ves hermoso. Te seduce por su inteligencia, sus conocimientos, su sensibilidad o su destreza. Este personaje es imprescindible porque sabe mirarte, corregirte, enseñarte, descubrir lo mejor que hay en vos, es capaz de ver lo que otros no ven. Es un capo y sentís que entre ustedes hay una conexión especial.

Por qué es necesario: saber que vas a verlo mínimo una vez por semana te pone las pilas.

Consejo: es uno de los hombres que no debería faltarte nunca.

5. El buen vecino

La vida, el contexto y la geografía los han puesto cerca. Si lo hubieses conocido en otro lado tal vez no hubieras reparado en él pero a lo largo de varios encuentros en el ascensor, en el lavadero, en las reuniones de consorcio se hicieron buenos vecinos y empezaron a construir una relación de salvataje mutuo frente a los imprevistos cotidianos, a veces se juntan a ver una peli o se tocan el timbre para charlar un rato después del laburo.

Por qué es necesario: los dos viven solos y se tienen a mano para matar los ratos libres, acompañarse en temporada de sequía. Se vuelve más imprescindible aun si no tenés mejor amigo.

Consejo: aunque puede llegar a haber onda es mejor que la amistad dure y para eso te conviene mantener la relación en un sano nivel de histeria latente.

6. El estilista

¿Sos fiel a tu peluquero?
¿Sos fiel a tu peluquero? Crédito: Corbis



¿Suena exagerado decir que él puede llegar a ser de quien dependa tu buen humor? ¿Incluso tu autoestima? Cuando sos fiel a tu peluquero, si confiás tan ciegamente en él como para aceptar que decida los cambios e innovaciones referentes a tu look, definitivamente puede llegar a tener tamaño poder. Si la relación es profunda, podés quedarte tranquila y entregarte a la charla relajada cada vez que te sentás en su sillón, él con las tijeras y vos con tu cabeza en sus manos.

Por qué es necesario: él te conoce bien y sabe qué tendencias de la temporada son aplicables a tu estilo y cuáles cambios podrían llegar a deprimirte por temporada indeterminada.

Consejo: raramente se equivoque y si ocurre, sabés que es el único que se ganó el derecho a que te aguantes las ganas de reclamar.

¿Tenés alguno de los de la lista? ¿Qué otros hombres te parece que necesitás en tu vida?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.