Cuatro chef que te devuelven el placer por la cocina

Mediáticos, divertidos y con un sentido del gusto bastante peculiar. Acá te traemos 4 cocineros que podés seguir por TV y vovler a sentir amor por las cacerolas
(0)
1 de octubre de 2010  • 17:21

e
e


Por Javier Alcacer.

Olvídense de Doña Petrona (a sesenta años de la edición de su opus magnum, ¡dejémosla descansar!). Basta de padecer a cocineros insufribles haciendo monigotadas en vivo desde un caserón de San Isidro, mientras se termina de cocinar un pan de carne. Si la televisión acostumbra mostrarnos autos, casas, ropa... bah, vidas enteras que nunca vamos a tener, ¿por qué no hacer lo mismo con las comidas que nunca vamos a probar? Y, de paso, lo combinamos con un poco de turismo exótico. Del cruce de géneros nacieron los primeros cocineros estrella: guías especializados aptos para recorrer rincones perdidos del planeta en busca del sabor perfecto, o visitar un sucucho a la vuelta de alguna capital primermundista. Y aunque sólo una selecta minoría pudo probar sus platos para confirmar su talento culinario, ellos despiertan amores y odios por igual. ¿Cuáles son sus secretos?

El Tony - Los sábados a las 21 por Travel & Living.

En el año 2000, Bourdain se ganó el odio de los chefs más prestigiosos de Nueva York: en su libro Kitchen Confidential describía con lujo de detalles la roña de algunas de las mejores cocinas del mundo. Comida en mal estado (nunca, nunca, nunca pidas el especial de los lunes), guerras entre los cocineros, esclavización, discriminación, excesos... Por entonces, llevaba veintidós años como chef, tarea que le había permitido, según ha declarado, "probar todas las drogas conocidas por el hombre". A pesar del odio del gremio, Tony se convirtió en una estrella de la noche a la mañana; el libro llegó a la lista de los más vendidos del New York Times y su escritura resultó una grata sorpresa: ingeniosa y, por momentos, de un cinismo visceral. A partir de entonces –crisis de la mediana edad a cuestas–, Tony (modelo 56, increíblemente parecido a Leonard Cohen ) decidió tomarse una licencia de la cocina de Brasserie Les Halles –el restaurante de NYC cuya cocina supervisa hasta el día de hoy– y viajar por el mundo acompañado de un valiente equipo de camarógrafos. Quería, dijo, alejarse de la rutina del chef y vivir sus aventuras en busca de las mejores comidas en los rincones más recónditos del mundo. Los viajes dieron lugar al programa A Cook’s Tour y al libro Viajes de un chef. Desde entonces, Tony fue por más: con Anthony Bourdain: No Reservations, que va por su sexta temporada, hace lo que quiere: viaja con sus amigos, se burla de los vegetarianos, escucha a los Ramones y, cuando se le da por cocinar, invita a los Queens of the Stone Age a probar sus manjares.

El hombre del estómago de lata - Los jueves a las 21 por Travel & Living.

Andrew Zimmern no le tiene miedo al sashimi de sapo, ni al útero de pollo, ni al pene de yak . Estos son sólo algunos de los platos repugnantes que probó en su programa Comidas exóticas, en el que recorre el mundo animándose a experimentar la versión más desagradable del shock cultural. Sabe que esto no es nada después de lo que le tocó vivir. Mucho antes de empezar sus viajes, Andrew era uno de los chefs de mejor reputación de Nueva York, hasta que los excesos (esas noches que su amigo Tony Bourdain describió sin pelos en la lengua) lo perdieron y terminó en la calle. Sobrevivió vendiendo el contenido de las carteras que robaba en los bares. Decidió alejarse de Nueva York y se mudó a Minnesota, donde con ayuda de su familia se internó en una clínica de rehabilitación. Unos años después, volvió a las primeras planas gracias al éxito del restaurante donde trabajaba. Luego llegarían la radio y libros, y finalmente el programa de televisión que lo haría famoso en el mundo. Además, escribe un blog contando sus experiencias ( andrewzimmern.com ). Mientras acumula sellos en su pasaporte, el estómago de Andrew es una especie de crash test dummy occidental de la gastronomía. Haciendo de tripas corazón, nos recuerda en cada pocilga que visita los miles de sabores que nos estamos perdiendo. Eso sí, de ahí a que nos contagie las ganas de comer hígado de ternero crudo siempre habrá un abismo de distancia...

Mr. Perfect - Todos los jueves a las 0.00 por Fox Life.

Un equipo de camarógrafos filma para un documental en el restaurante River Café de Londres. En el fondo de uno de los planos, aparece un chico de lo más canchero preparando pasta. Al día siguiente de la emisión, el teléfono del River Café no para de sonar: son los productores de la BBC que quieren hablar con el chico de las pastas. Su nombre es Jamie Oliver, y pronto estrena su primer programa de cocina en la BBC ( The Naked Chef ), con el que se convierte en uno de los cocineros más influyentes de Inglaterra. Criado en la cocina del pub de sus padres, Oliver ganó fanáticos gracias a su acercamiento práctico a la gastronomía: recetas simples para un mundo que cada vez cuenta con menos tiempo. Su otra gran preocupación es la alimentación saludable: ideó proyectos para mejorar las comidas servidas en las escuelas y terminar con la fast food, entre los que se cuenta Ministry of Food. Además, creó la Fifteen Foundation: cada año, quince presos jóvenes reciben entrenamiento de chefs de primera. Jamie puso su casa como garantía de la fundación, obviando comentárselo a su mujer, pero por suerte para su matrimonio fue un éxito y se extendió a otros países de Europa. Como si fuera poco, hasta 2003 tocó la batería en Scarlet Division –una banda que había formado a los 13 años– y recibió ofertas para posar desnudo (las rechazó). Recién cumplió los 35 y ya tiene a Europa a sus pies. Ahora, va por el resto...

La pesadilla escocesa - Hell’s Kitchen se emite los domingos a las 23 por Liv

Conozcan a Gordon Ramsay, el chef más temido de Inglaterra. Nacido en Glasgow, una rotura de ligamientos cruzados lo hizo dejar el fútbol a los 19, después de dos temporadas en los Rangers. La lesión lo acercó a la gastronomía. Estudió hotelería y trabajó de aprendiz de cocina hasta que el dueño del restaurante se enteró de que Gordon se acostaba con su mujer. En Londres, conoció a Marco Pierre White, el Padrino de los chef ingleses. Trabajó con él durante dos años, pero un buen día se hartó de ser maltratado y huyó a París para especializarse en la cuisine francesa. A su regreso, se amigó con White y tuvo restaurantes con él hasta que se volvieron a pelear y Gordon se cortó con la apertura del Gordon Ramsay. Niño mimado de la guía Michelin, se convirtió en el chef favorito de los ejecutivos. Al mismo tiempo, nacía la leyenda con el programa Ramsay’s Kitchen Nightmares, en el que visitaba restaurantes en decadencia y, después de destruir anímicamente a los chefs, ayudaba a mejorarlos. Claro que un par de meses más tarde volvía para destrozarlos otra vez. A su temperamento se le agregan las líneas que se le dibujan en la frente cuando algo no le gusta: Gordon es comedia pura. Sus programas se multiplicaron; sus restaurantes y las malas palabras, también. Dice White: "Gordon y yo tenemos maneras distintas. Yo elegí poner mi especialidad en la cocina en vez de hacerlo en los insultos".

Mantente al tanto de las actualizaciones de ConexiónBrando.com a través de Twitter. Seguinos en @ConexionBrando

Mirá estas otras notas sobre gastronomía y vinos: ¿De dónde viene la vieja costumbre de la sobremesa? | 5 restaurantes para probar la mejor comida china | ¿Dónde comés las mejores milanesas de Buenos Aires? Sumá tu propuesta a la lista | Vinos tintos de guarda: 10 propuestas que no pueden fallar | El espíritu del Ron: dónde y cómo disfrutar de una buena copa | 10 Malbec imperdibles | Dónde ir a comer para festejar el Día del Padre | Cinco versos típicos en las catas de vino | Delivery Mundial | Las mejores pastas para comer en casa | Vinos para un el menú del Bicentenario | Lugares para disfrutar comida latina

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.