srcset

Comer & Beber

Cuatro restaurantes para sentirte de vacaciones sin salir de la ciudad

María Paula Bandera
(0)
28 de mayo de 2019  

¿Alguna vez jugaste a ser un turista sin salir de tu ciudad?

Te proponemos cuatro lugares que te transportan a otras geografías.

Tora: de Japón a Tailandia

La sugerencia de entrada: los sheng jian bao, rellenos de conejo y jengibre, acompañados de salsa de soja y sriracha.
La sugerencia de entrada: los sheng jian bao, rellenos de conejo y jengibre, acompañados de salsa de soja y sriracha. Fuente: Brando - Crédito: Jose Nicolini

Es imposible pasar por la puerta de Tora y no detenerse a mirar el enorme círculo vidriado que ocupa casi toda la fachada y da un indicio de lo fascinante que es el nuevo restaurante del sommelier y empresario gastronómico Aldo Graziani, Lucila Zeballos -su socia en la vida y responsable del reconocido café Birkin- y el chef Maxi Matsumoto.

En línea con la tendencia del último tiempo, el foco es la cocina asiática, con un recorrido de sabores que va de Japón a Tailandia y de China a Indonesia. Pero esa consonancia, dice Graziani, es más bien una casualidad: "Tora nació de una idea mía y de Lucila, porque los dos somos fanáticos de la comida asiática y siempre nos tentó la posibilidad de hacer algo juntos. Apareció este local, a tres cuadras de nuestra casa, y encima no había nada similar en el barrio".

El foco es la cocina asiática, con un recorrido de sabores que va de Japón a Tailandia y de China a Indonesia.

Así se asociaron con Matsumoto, a quien ya los unía una larga relación laboral en Aldo's, y contrataron como asesor a Leo Azulay, chef especializado en cocina del Sudeste Asiático y propietario del restaurante Sudestada. Los cuatro probaron alrededor de 90 platos para finalmente quedarse con los 16 que conforman la carta actual.

El lugar es ideal para comer ñoquis coreanos a la plancha con ragoût de chivo. Una delicia!
El lugar es ideal para comer ñoquis coreanos a la plancha con ragoût de chivo. Una delicia! Fuente: Brando - Crédito: Jose Nicolini

Recomendados: sheng jian bao, ñoquis a la placha con ragú de chivo y asado con ban chan

Como entrada se sugieren los sheng jian bao, rellenos de conejo y jengibre, acompañados de salsa de soja y sriracha ($265). Hay principales para compartir, como el asado con ban chan ($1.500), en el que la carne se marina en soja, jengibre, ajo, miel y azúcar mascabo, luego se realiza una cocción lenta y se sirve con nabo encurtido, espinacas al vapor y arroz blanco. Los ñoquis coreanos a la plancha ($490) con ragoût de chivo son una delicia.

Al tratarse de un restaurante que lleva la firma de Graziani, la carta de vinos se destaca por contar con auténticas perlas de pequeños y medianos productores. También hay cócteles ideales para comer.

La original y cálida ambientación, otro punto fuerte del restaurante.
La original y cálida ambientación, otro punto fuerte del restaurante. Fuente: Brando - Crédito: Jose Nicolini

La ambientación es otro punto fuerte, cada rincón es digno de Instagram. El flechazo que produce la fachada se transforma en puro amor al cruzar la puerta. El círculo de la vidriera tiene otro en espejo que da a la cocina e imita las famosas Puertas de la Luna chinas (esas aberturas en la pared que no tienen hojas ni placas), así los comensales repiten el mismo gesto que hicieron antes de entrar, pero ahora para observar el ajetreado ritmo que hay cerca de los fuegos.

Cabello 3788, Palermo / 4843-1616 / @tora.restaurant

Oh' No! Lulu: espíritu playero

Fuente: Brando - Crédito: Jose Nicolini

Oh'No! Lulu es el primer bar tiki de la Ciudad de Buenos Aires. Para los que saben de coctelería, es casi innecesario explicar de qué va la propuesta y para los novatos en el tema, la falta de conocimiento no altera la experiencia: en todo caso describirán a Oh'No! Lulu como un bar con reminiscencias playeras. Es que detrás de una fachada sobria y gris se esconde un oasis tropical: palmeras, falsos tucanes y loros, tótems, sillas de ratán y otros objetos que recrean el clima de playa en pleno cemento. E imbuirse de esa vibra alcanza para experimentar la cultura tiki, el estilo de coctelería que se caracteriza por privilegiar al ron como destilado base, y combinarlo con almíbares saborizados y jugos de fruta fresca.

El primer bar de cultura tiki en Buenos Aires, un estilo de coctelería que se caracteriza por privilegiar al ron como destilado base

Entre los clásicos se destacan el Mai Tai (Bacardí Carta Blanca, Bacardí Carta Oro, conintreau, orgeat, lima) y el Zombie (Bacardí Carta Blanca, Bacardí Carta Oro, almíbar de canela, lima, pomelo y bitter Angostura). También canta presente otro emblema de la coctelería con ron: el daiquiri, en dos versiones: de frutilla o el Hemingway Special (Bacardí Carta Blanca, Maraschino, lima y pomelo). Todos a $240.

Los platos acompañan el buen nivel de los cócteles. La carta, de tintes asiáticos y mexicanos, ofrece opciones contundentes y muy sabrosas; es que, como los cócteles tiki tienen carácter, los sabores de las comidas no se pueden quedar atrás.

Un cóctel sabroso para acompañar la Flor de cebolla.
Un cóctel sabroso para acompañar la Flor de cebolla. Fuente: Brando - Crédito: Jose Nicolini

La estrella es la Flor de Cebolla ($255), cebolla blanca en flor frita. Hay platos de mar, como las croquetas de langostinos y pescado o los Baja Fish Tacos, rellenos de pescado blanco. Otro codiciado es el Pupu Platter ($855), ideal para los que quieren probar un poco de cada cosa; comen dos muy bien o picotean cuatro, y trae alitas de pollo, springs rolls y pechito laqueado, entre otros platos del menú.

Recomendados: Flor de cebolla, pupu platter y Bo Bun imperial

Este estándar de calidad que se mantiene en cada instancia -servicio, ambientación, comida y coctelería- es un sello del trío hacedor de este bar: Luis Morandi, Patricia Scheuer (Gran Bar Danzón y Basa) y el bartender Ludovico De Biaggi, la cara más visible aquí.

Ganador dos veces del concurso Bacardí Legacy, De Biaggi es un enamorado del ron: "Es uno de los destilados más maleables; al no tener Denominación de Origen Controlada (DOC) hay tantos tipos de rones como países en el mundo. Es el destilado mestizo por definición", asegura.

Y como de espíritu de playa se trata, también ofrecen happy hour de cerveza de 18 a 20.

Aráoz 1019, Villa Crespo / @Ohnolulutikibar

Surubí Litoral: aire de río

El dorado y el surubí son protagonistas en la cocina del Litoral.
El dorado y el surubí son protagonistas en la cocina del Litoral. Fuente: Brando - Crédito: Jose Nicolini

En general, cuando el porteño piensa en pescado lo asocia al mar; es que la oferta de pescados de río en las cartas locales es casi nula. Sin embargo, basta recorrer unos kilómetros y llegar a Santa Fe para que el panorama cambie de manera radical: allí el dorado, el surubí y otras especies de río son moneda corriente en los restaurantes. Por eso, cuando el amor hizo que el santafecino Manuel Reinante -gastronómico con casi veinte años de experiencia en el rubro- tuviera que viajar todos los fines de semana a la ciudad de la furia, sufrió: acá estaba su novia, pero su paladar extrañaba los pescados de río.

Cansado de ir y venir, y con la excusa perfecta de llenar un pendiente de la gastronomía porteña, se asoció con su amigo de toda la vida, Alejandro Vissani, y decidieron abrir un restaurante basado en la cocina del Litoral.

"Tenemos un camión refrigerado, entonces al principio todos los viernes traíamos el pescado fresco desde Santa Fe, llegábamos y empezábamos a cocinar", cuenta Reinante. Claro que abrir solo sábados y domingos era poco redituable, entonces tuvieron que hacer algunos ajustes logísticos para traer más mercadería y ampliar los días de atención de miércoles a domingos.

La boga a la pizza, tal como la suelen preparar en Santa Fe.
La boga a la pizza, tal como la suelen preparar en Santa Fe. Fuente: Brando - Crédito: Jose Nicolini

Recomendados: dorado grillado con salsa de puerros y boga a la pizza

La carta hace foco en platos típicos, como la imperdible empanada de surubí ($60), una receta de la bisabuela de Reinante. Entre los principales, el más buscado es el dorado, conocido por su carne sabrosa, que, sin embargo, hay que saber cocinar en su punto justo para que no se seque. Lo ofrecen grillado, con salsa de puerros, vegetales y timbal de arroz ($720). La boga sale a la pizza, tal como la suelen preparar en Santa Fe, y trae papas fritas como acompañamiento ($350).

Por supuesto, no faltan platos a base del pescado que bautizó al restaurante. El Surubí al paquete ($480) es uno de los más buscados, se cocina vuelta y vuelta a la plancha y luego al papillote con verduras y aceite de oliva.

En Surubí Litoral hay amor en la cocina y también en cada detalle. "Yo quería armar mi negocio de cero", cuenta Reinante, por eso tardó casi un año en montarlo y se trajo de Santa Fe desde los cerramientos hasta viejas puertas de madera que recortó y utilizó en la barra.

Soler 4611, Palermo / 4831 2423 / @surubi _litoral

Trattoria Olivetti: Italia siempre estuvo cerca

Las pastas, por supuesto, son caseras y se elaboran con sémola candeal, de grano duro.
Las pastas, por supuesto, son caseras y se elaboran con sémola candeal, de grano duro. Fuente: Brando - Crédito: Jose Nicolini

Esteban Nofal es empresario gastronómico, pero, antes que nada, un foodie empedernido que recorre el mundo para perseguir el placer culinario. De ahí que se propusiera ofrecer la verdadera cocina italiana: "En Argentina hay mucho restaurante 'argentano', pero en Italia, los risottos son más líquidos, las pastas no nadan en salsa. Nosotros seguimos recetas genuinamente italianas, no hay modificaciones para adaptarlas al paladar local", asegura.

Platos italianos sin modificaciones para adaptarlos al paladar local.

La cocina está bajo la órbita del chef Juan Ayesa y todo está bien hecho. Mucho se debe a su mano, pero también al foco en el producto, porque trabajan con vegetales orgánicos de La Pebeta y con pequeños productores. Por eso, la carta se renueva cada 35 días. " Las trattorias en Italia son restaurantes de estación y acá hacemos lo mismo, la carta varía de acuerdo a lo que conseguimos", cuenta Nofal.

Trabajan con vegetales orgánicos de La Pebeta y con pequeños productores.
Trabajan con vegetales orgánicos de La Pebeta y con pequeños productores. Fuente: Brando - Crédito: Jose Nicolini

Un imperdible que da cuenta de esta apuesta a la trazabilidad es el Gnocchetti sardi al rat rosso di mare della Tradizione ($370): una pasta corta con un ragú de mar hecho con moluscos y pescados frescos. "Nos los provee una cooperativa de pescadores de Chubut, así que usamos almejas vivas, langostinos frescos sin conservantes ni aditivos", explica Ayesa.

Los pescados están presentes casi en la mitad de los platos. Es que Ayesa aprendió los secretos de la cocina italiana con un chef de la ciudad adriática de Senigallia.

Otro recomendado es La Battuta di manzo al coltello ($230), una tartare que preparan con bife de chorizo en lugar del clásico lomo; sale con tostones de masa madre y una espuma de alioli y tuétano.

Recomendados: Gnocchetti sardi al rat rosso di mare y Battuta di manzo al coltello

La Battuta di manzo al coltello acompañada por un vino de lujo. Paladar contento!
La Battuta di manzo al coltello acompañada por un vino de lujo. Paladar contento! Fuente: Brando - Crédito: Jose Nicolini

Las pastas, por supuesto, son caseras y se elaboran con sémola candeal, de grano duro, en una máquina especial que trajeron desde Italia. También, en La Pebeta, plantan cultivos típicos de ese país, como el famoso tomate San Marzano.

A la hora del postre, no falta el clásico tiramisú della Nonna ($230).

La carta de vinos es un lujo, con etiquetas de pequeñas y medianas bodegas de autor y también algunas importadas.

La ambientación sigue la premisa de las trattorias, sencilla sin perder elegancia. Dato para el verano, tiene la terraza más codiciada del Boulevard Cerviño.

Av. Cerviño 3800, Palermo / 4802-4075 / @trattoriaolivettibsas

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.