Deco: adiós a la ciudad

El frente de la casa lo adornó con cenefas ($79 el metro, Zinguería Maipú). El sillón lo compró por MercadoLibre y lo acompañó con un almohadón hindú ($745, Salmón Tienda)
El frente de la casa lo adornó con cenefas ($79 el metro, Zinguería Maipú). El sillón lo compró por MercadoLibre y lo acompañó con un almohadón hindú ($745, Salmón Tienda) Crédito: Magalí Saberian. Producción de Yamila Bortnik
Irene dejó su depto en el centro y remodeló una casa chorizo de 1930 en Victoria como parte de un proyecto mayor: jugársela y construir ahí una familia.
Carolina Cattáneo
(0)
2 de enero de 2015  • 14:39

Ir hacia adelante y concretar un proyecto en pareja. Ese fue el motor que entusiasmó a Irene Sexer (37 años) al momento de reciclar la casa chorizo de 1930 en Victoria, San Fernando, donde vivía su novio, Marcelo Rosental, alias Lepe. Ella, actriz y clown; él, fotógrafo e instructor de yoga, están juntos desde 2006 y en 2009 decidieron encarar la obra. "Me impulsó la idea de construir en todo sentido, de vivir juntos, de dar un paso más en nuestra relación", dice Irene. Para el upgrade contaron con un maestro mayor de obra. Se mudaron en 2010, después de un año de trabajo, y hace un año y 8 meses nació Ramón, su primer hijo.

Irene, amante del diseño y los detalles, agarró el timón estético. ¿Su mayor placer? Encontrar el lugar y la compañía justos para los objetos de cada ambiente. Y ella nos invita a hacer el recorrido.

Living

Los hits: piso en damero original de la casa; tulipa esférica y la colección de cuadros de flores, plantas y animales de la artista Lucila Domínguez (desde $300)
Los hits: piso en damero original de la casa; tulipa esférica y la colección de cuadros de flores, plantas y animales de la artista Lucila Domínguez (desde $300) Crédito: Magalí Saberian. Producción de Yamila Bortnik

Cuando entrás a la casa, te recibe un solo espacio que agrupa el living y el comedor (en la página que sigue), donde mandan las herencias de abuelas o los hallazgos de Mercado de las Pulgas y algunos detalles contemporáneos. En el living, protagonizan un sillón de tres cuerpos en un azul jean original más los dos individuales con capitoné que Irene hizo retapizar en pana verde agua. Le dan vida los almohadones bordados ($1400 el de flores y $700 el de pájaro, ambos de La Serine, para Boulevard Sáenz Peña). El toque arty lo aporta el cuadro de una mujer riendo fotografiada por Lepe en Myanmar y el toque folk está dado por las cosas que Irene compró en viajes al norte argentino o que le trajeron de regalo, como la alfombra a rayas que está debajo de la mesa ratona (en Elementos Argentinos las de lana de oveja se venden a $2550).

Cocina-Comedor

Jarra ($470), tazas de hojas ($120 c/u), servilletas ($120 c/u, todo de Crème Brûlée) y tacitas de gres ($180 c/u, de Caro Junio)
Jarra ($470), tazas de hojas ($120 c/u), servilletas ($120 c/u, todo de Crème Brûlée) y tacitas de gres ($180 c/u, de Caro Junio) Crédito: Magalí Saberian. Producción de Yamila Bortnik

Donde originalmente solo había una ventanita y una puerta que daba al jardín trasero, colocaron ventanales de vidrio repartido de demolición por donde, según Irene, entra "toda la luz del universo". A la mesa libro del juego heredado la actualizaron sacándole la capa plástica. En la cocina, eligieron ellos mismos los tonos que querían para los mosaicos calcáreos ($650 + IVA el m2 los de 20 x 20 cm en dos colores, Moltrasio).

Irene adora organizar tés con amigas, por eso está equipada con tazas vintage, cuencos minis ($120 c/u, Crème Brûlée), los platitos de melamina de CasaIdeas y la jarra de acrílico labrada ($380, Reina Batata).

Cuartos

El cubrecama crudo de lino bordado con flores ($5370) le da vida al cuarto, junto con los almohadones (desde $1400, todo de La Serine, para Boulevard Sáenz Peña)
El cubrecama crudo de lino bordado con flores ($5370) le da vida al cuarto, junto con los almohadones (desde $1400, todo de La Serine, para Boulevard Sáenz Peña) Crédito: Magalí Saberian. Producción de Yamila Bortnik

En el cuarto de Ramón, Irene intervino la cuna heredada de un amigo, las paredes y el placard con vinilos de Enamorada del Muro ($300 la plancha de 18 figuras, en Coucou), y como cambiador usa un mueble a medida de Vaserdelona.

El cuarto matrimonial tiene un enorme ventanal que da al jardín del frente. En ese espacio resalta una pared naranja y un rincón único donde Irene puso un espejo antiguo que recibió de regalo y sobre él, una tira de luces y esferas. Las mesas de luz y la cómoda son herencia de familia.

Estudio y jardín

Al antiguo galpón del fondo le abrieron una pared y le pusieron el frente de un viejo comercio. Así ganaron luz natural y vista al jardín
Al antiguo galpón del fondo le abrieron una pared y le pusieron el frente de un viejo comercio. Así ganaron luz natural y vista al jardín Crédito: Magalí Saberian. Producción de Yamila Bortnik

En el fondo de la casa había un viejo galpón que decidieron mantener en pie y hoy es el lugar para que Irene dé sus seminarios de clown y Lepe haga sus sesiones de respiración o ensaye con la guitarra. Le agregaron tablas de pinotea de demolición, un escritorio y hasta un proyector para ver películas. Del parquecito aprovechan la sombra de un arce y en verano sacan la mesa afuera y comen con amigos. Después de cuatro años de vivir en Victoria, recorrer el barrio a pie, tener su top five de locales amigos y llevar a Ramón a la plaza con calesita, Irene dice que ya no puede pensar en mudarse.

¿Qué te pareció esta casa en Victoria? Más notas deco: Deco: la casa de una diseñadora, Deco: la casa de una arquitecta, Deco: espacio creativo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.