Deco: american way

Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Florencia Vicente Lago
Paola, La creadora de una tienda de muebles retro, nos abre la puertade su depto lleno de onda.
Carolina Cattáneo
(0)
14 de mayo de 2015  • 00:00

El protagonista del living es un mueble Boyhill Brasilia que Pao tenía en el local. El sillón era un viejo sofá cama que recuperó con una tela vintage de lana
El protagonista del living es un mueble Boyhill Brasilia que Pao tenía en el local. El sillón era un viejo sofá cama que recuperó con una tela vintage de lana Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Florencia Vicente Lago

Impecable, definida, rotunda. Absolutamente personal. Las casas –como las mascotas– también se parecen a sus dueños. Y entre este departamento en planta baja en Colegiales y Paola Arduino, su única habitante, esa relación es contundente. Santafesina de nacimiento y porteña por adopción, cuando Paola abre su casa es como si abriera un manual de estilo, el propio, el de la mujer que cuando mira Mad Men se pierde los diálogos por prestar atención a la escenografía; el de la chica que cuando llegó a Buenos Aires trabajó para marcas de ropa, luego pasó al vestuario de cine y finalmente creó su propia empresa de muebles, Laboratorio de Objetos. Tanto en su marca como en su hogar y hasta para su ropa, recorre estilos como el mid century, el americano y el escandinavo.

Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Florencia Vicente Lago

Dice que nunca estudió: "Siempre hice todo a prueba y error". En sus trabajos, en su emprendimiento y en su casa. Pero si buscás un solo error –un mínimo error de cálculo en toda la casa–, no lo vas a encontrar. Cada objeto fue restaurado por ella o elegido durante un paseo en alguna feria.

Antes de entrar, le dedicó especialmente una semana para dejarlo como quería: "A las casas las siento muy emocionalmente. Una casa es tu lugar, tu refugio. Cuando me vine a vivir acá, mi trabajo se había redoblado, acababa de mudar el local y necesitaba mi mente en orden: para eso también necesitaba mi casa en orden".

Living + cocina + comedor

La lámpara: Pao adora su lámpara de estilo Sarfatti, que le cambió a una productora por un mueble. Le llevó un año restaurarla
La lámpara: Pao adora su lámpara de estilo Sarfatti, que le cambió a una productora por un mueble. Le llevó un año restaurarla Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Florencia Vicente Lago

Es un único espacio sin divisiones. Leído así, podría sonar a que todo está amontonado; en cambio, está tan cuidadosamente ordenado que la sensación es más bien la de estar en el set de una película. El amarillo de una de las paredes (cubierta con un papel de la diseñadora irlandesa Orla Kiely), las sillas Eames ($1580, MercadoLibre) y algunos detalles le dan altas dosis de personalidad.

Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Florencia Vicente Lago

Los puercoespines para llevar a la mesa (y morirse de amor) son de la tienda neoyorquina Anthropologie (www.anthropologie.com)
Los puercoespines para llevar a la mesa (y morirse de amor) son de la tienda neoyorquina Anthropologie (www.anthropologie.com) Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Florencia Vicente Lago

"Tenía ganas de trabajar con este color, quería que todo fuera muy femenino", cuenta Pao. El estilo vintage impregna cada rincón. La mesa Tulip del comedor y la ratona, de diseño escandinavo, son de Laboratorio de Objetos ($9000 y $2300).

Los Relojes

Los relojes: los rescata de ferias y mercados de cosas usadas. El diseño que tienen me mata, dice. El favorito –lo muestra como a un pequeño tesoro– es el rectangular, de borde colorado, que lleva un amplificador desplegable para escuchar la radio
Los relojes: los rescata de ferias y mercados de cosas usadas. El diseño que tienen me mata, dice. El favorito –lo muestra como a un pequeño tesoro– es el rectangular, de borde colorado, que lleva un amplificador desplegable para escuchar la radio Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Florencia Vicente Lago

Los rescata de ferias y mercados de cosas usadas. "El diseño que tienen me mata", dice. El favorito –lo muestra como a un pequeño tesoro– es el rectangular, de borde colorado, que lleva un amplificador desplegable para escuchar la radio.

Mundo exterior

Mundo exterior: la casa tiene un pequeño pasillo que hace las veces de patio, donde Pao puso un par de sillas Acapulco originales (Laboratorio de Objetos, $2390 c/u) que hacen juego con el Playmobil de cemento de 35 cm (Laboratorio de Objetos, $1000)
Mundo exterior: la casa tiene un pequeño pasillo que hace las veces de patio, donde Pao puso un par de sillas Acapulco originales (Laboratorio de Objetos, $2390 c/u) que hacen juego con el Playmobil de cemento de 35 cm (Laboratorio de Objetos, $1000) Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Florencia Vicente Lago

La casa tiene un pequeño pasillo que hace las veces de patio, donde Pao puso un par de sillas Acapulco originales (Laboratorio de Objetos, $2390 c/u) que hacen juego con el Playmobil de cemento de 35 cm (Laboratorio de Objetos, $1000).

Colecciones

Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Florencia Vicente Lago

Además de los relojes, a Paola le encantan los platos y las soperas antiguas. ¿Ves el que tiene un gatito? Es de cuando ella era chica, ¡y todavía lo usa! También compra en anticuarios o son herencia de abuela. El de borde verde con un reptil en el centro y el de las aves enfrentadas los compró en la tienda Anthropologie, de Nueva York. Y los de las caritas, todos pintados a mano por una artista, los vende en su local: hay desde $210.

Cuarto

Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Florencia Vicente Lago

Empapeló una de las paredes con el pattern Tokio de Picnic Home Decor ($580 el rollo de 10 x 0,52 m). En la mesa de luz, un velador y un cuadrito "sopa de letras" (los dos de Laboratorio de Objetos, $920 y $450).

Crédito: Gustavo Sancricca. Producción de Florencia Vicente Lago

"Mi casa tiene que contenerme", dice Pao, que se levanta a las seis de la mañana y no para hasta la noche, y un lugar bello y despojado era clave para un buen descanso. Por eso eligió no tener TV y seguir la pauta del resto de la casa: no agregar nada que no tuviera utilidad. Siempre creativa y práctica, diseñó un escritorio que lleva una tabla blanca y unos caballetes de Easy; sobre él trabaja en la creación de una línea de estampados de impronta vintage, el nuevo proyecto que la entusiasma por estos días.

¿Qué te parece esta casa con estilo americano? Te mostramos la casa de una bloguera por dentro y deco en la calle Arenales .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.