Decorá con detalles descontracturados

Crédito: Magalí Saberian
Un depto a estrenar se convierte en un hogar con objetos cálidos y hallazgos de diseño
(0)
12 de julio de 2012  • 00:38



La dueña de casa, Eli Trotta (Pani, para sus amigos), respostera y creadora del restó que lleva su nombre, logró en este dos ambientes moderno el encanto propio de las casas. Con un balcón que hace las veces de living exterior y con ambientes cómodos y espaciosos, en este departamento palermitano se respira la frase "home sweet home", sin caer en el granny chic clásico, sino más bien optando por una paleta clara y objetos con personalidad.

Living

Los gatitos pintados y decorados a mano son de Un surtido y se consiguen por $120 c/uno
Los gatitos pintados y decorados a mano son de Un surtido y se consiguen por $120 c/uno Crédito: Magalí Saberian



Vale la pena empezar con la silla de madera, protagonista del living, inspirada en la clásica mecedora, pero en versión siglo XXI y con rueditas (modelo "Big Foa", Dash, $3100).

En la pared principal, el cuadro del cerezo, pintado por la artista Patricia Cecilia Berón, aporta color al blanco que predomina en el ambiente (lo podés pedir en distintos colores y cuesta $1400). Lo genial de esta obra es que, al ser una composición, lo acomodás como más te guste en el espacio.

Por otro lado, como mesa ratona se eligió un canasto de mudanza, que por $150 negoció que le dejara la mudadora, y que sirve también de lugar de guarda, ideal para poner los almohadones del sillón cuando alguna amiga se queda a dormir. Encima, el caminito hindú, que rompe con la onda romántica, da color y es de Compañía del Oriente ($200).

Comedor

El vajillero con espejo, obra de Milagros Deco, es una joyita pintada a mano, por la que se pagó $6000
El vajillero con espejo, obra de Milagros Deco, es una joyita pintada a mano, por la que se pagó $6000 Crédito: Magalí Saberian



Al lado del living, está el comedor (muchas veces, también espacio de trabajo), donde se destacan las sillas estilo Thonet (las conseguís en Roque recicladas y cuestan $750 cada una) junto con la mesa, pintada en blanco, herencia familiar. El combo demuestra una vez más que la calidez de la madera con la luz del blanco nunca falla. A modo de decoración, la juguera de cerámica (Bartolomea, $140) y la torre de platos antiguos reciclados artesanalmente por Lucas Kohen (el juego cuesta $400). Un detalle no menor son los individuales de plástico, con ribetes dorados, ¡comprados en un supermercado chino! por la módica suma de $10.

En la pared, lo primero que ves al llegar es la palabra "home" (Shinjuku, $70 cada letra), que te da la bienvenida a la casa de Pani, quien cuenta: "Me pareció divertido el detalle de que estuvieran torcidas para desemprolijar un poco". A su lado, acompañan cuadritos de Manifesto (desde $350), entre los cuales se destaca un detalle encantador: un minibastidor con una estrella bordada (Vero Alfie para Manifesto, $117).

Cuarto

Las palabras Paz y Felicidad son de Shinjuku, cuestan $105 c/una y las conseguís en Pani
Las palabras Paz y Felicidad son de Shinjuku, cuestan $105 c/una y las conseguís en Pani Crédito: Magalí Saberian

Para la habitación, la dueña de casa imaginó un espacio despejado, libre de bombardeos visuales, por eso, sólo sumó algunos objetos para dar color, como el tapiz indio sobre la cama (L’armoni, $800) o el móvil de elefantitos que conseguís en cualquier puestito de flores de av. Santa Fe por $60 aproximadamente.

Por otro lado, en el guardarropas encontró una buena manera de darles orden a las carteras con tres ganchos en forma de mariposa: pueden encontrarse similares en Falabella (eso sí, mejor atornillarlos bien a la pared, ¡si no, no hay gancho que resista!).

Cocina

Pingüino pintado a mano (Pani, $160)
Pingüino pintado a mano (Pani, $160) Crédito: Magalí Saberian



Como Eli es repostera, este es el espacio donde puede probar nuevas recetas, como así también desayunar cerca de la ventana sobre las banquetas (La Viruta, $180 cada una) con almohadones de Agustina Cerato ($169, cada uno). Los mantelitos son importados (Anthropologie, US$ 40) y las teteras son de Lucas Kohen y se consiguen a $300 cada una.



¿Qué te pareció la casa de Pani? ¿Tomaste alguna idea prestada?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.