Deco. Empezó como un hobby y ahora su negocio de sillones es furor

Fuente: OHLALÁ!
Marina Tortorella
(0)
6 de marzo de 2020  • 10:42

La energía de Lilian Lanzieri (35) es arrolladora y se contagia fácilmente. Se crió en el seno de una familia emprendedora , entre anécdotas de una bisabuela diseñadora de moda de alta costura; con sus padres como compañeros de proyectos y guías de vida: "En la cena y los fines de semana se hablaba de emprendedorismo , de nuevas ideas y proyectos, de buscar socios y forjar alianzas. Así fue como, desde chica, se mantuvo en movimiento, buscando continuamente hacer algo nuevo, trabajado desde la pasión. Comenzó a tapizar en el 2014, mientras trabajaba en una consultoría (es Lic. en relaciones públicas e institucionales) y daba clases en UADE. Al principio, era un hobby, una forma de ocupar el fin de semana en algo diferente a lo que hacía durante el día a día. Acá te contamos cómo lo convirtió en un negocio.

Sangre emprendedora

Tienda de Banquitos es el resultado de años de preparación, estudio y sobre todo pasión y amor por el diseño: estudió relaciones públicas e institucionales en Uade, luego hizo una maestría en administración de negocios. Ya con su negocio en marcha, en el 2018 estudio decoración de interiores en Espacio Buenos Aires y en el 2019 hizo un programa de formación de dueños de pequeñas y medianas empresas en el IAE.

Si bien estuvo conectada con el diseño desde chica, en el 2016 comenzó a estudiar tapicería con el objetivo de darle un marco formar a su hobby: "Lo primero que hice en el taller de tapicería fue un puff que, así como llegó a mi casa, me lo compró una amiga. Desde entonces, muchos conocidos, amigos y familiares me comenzaron encargar trabajos".

Al principio, trabajaba junto a Pablo - su ex pareja y actual socio - los fines de semana en el garage de la casa de los padres, y les ayudaba quien era en ese momento su profesor de tapicería: "A los 3 meses de haber hecho el primer puff, publique el emprendimiento en Facebook: en un mes sume 4.000 seguidores, que en ese momento era algo fuera de lo común, yo compartía en las redes además de los diseños, ideas y recomendaciones".

Desde entonces, Tienda de Banquitos no paró de crecer: año tras año fueron profesionalizándose y afilando los objetivos de la marca para ser hoy en día mucho más que una empresa de venta de sillones, apuntando a una solución integral de decoración: "El objetivo es revolucionar la industria del diseño de interiores, aportar formas, colores y texturas que hasta la creación de Tienda de Banquitos no era normal ver en Argentina. El desafío diario es todo el tiempo proponer nuevos diseños, llamando la atención e impactando".

.
.

Primeros pasos

Lilian se describe como una creyente de visualizar lo que se quiere lograr, y de trabajar en equipo para que las cosas sucedan. Pero al principio no le fue sencillo emprender en un mundo que estaba muy ligado a los hombres: "No es fácil ser mujer al mando de un negocio en un área que solía ser prácticamente de los hombres. Hoy en día ya tenemos un conjunto de proveedores muy afianzado y desarrollado, pero al principio la realidad fue otra. Hay que tener una personalidad muy fuerte para ir destrabando esto de que la mujer no puede estar al mando de un negocio. Hay que estar muy bien plantada, yo me manejo dando mi palabra, demostrando el valor de mi trabajo y lo que digo. Cumpliendo".

La pasión por su negocio y las alianzas estratégicas que supo formar hicieron que Tienda de Banquitos marque la diferencia en el mundo del diseño de interiores, a través de la mejora continua del producto y la experiencia de compra: "El cliente venía al garage de mi casa y no se sentaba en el sillón. Yo tenia un sillón de un cuerpo y a través de la creatividad que ponía en juego lograba hacer que se imaginen como iba a ser el sillón que estaban comprando".

Tienda de Banquitos hoy

El objetivo es ampliar la experiencia de consumo de TDB hacia otras aristas, pensando en coquetear con el mundo de la moda y la gastronomía, aliándose emprendedores e industrias estratégicas.

Crecer en el interior del país. Hoy en día tienen mucha demanda de compra en el interior y apunta a seguir expandiéndose.

Quien fue su profesor de tapicería se encarga de la producción. Además, dan trabajo de manera indirecta a entre 15 y 20 familias y a 2 personas que trabajan con ellos.

Hoy se encarga de la dirección general de la empresa, marketing y diseño y su socio Pablo realiza la coordinación integral de proveedores y entregas finales.

En números

  • Inversión inicial: $2.000
  • Volumen de ventas: Entre 75 y 100 diseños por mes (entre sillas, sillones, mesas, respaldos de cama, alfombras,puff, butacas, mesitas de luz entre otros)
  • Seguidores en Instagram: + 90.000
  • Showroom en Caballito, Av Jose Maria Moreno 218, 4B. Días de semana atienden con cita, fines de semana de 14 a 18 horas, sin cita. Visitas a domicilio por grandes proyectos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.