Deco y diseño en Florida: un recorrido por Zona Norte

Un barrio alejado del candelero de diseño, pero con muchos puntos de interés para disfrutar y compartir. A tomar nota, que ya hay programa para el fin de semana
(0)
12 de abril de 2013  • 13:08

Texto: Verónica Mariani | Fotos: Santiago Ciuffo.

Me acuerdo de cuando era chica y caminaba las calles de Florida, del tren al colegio y del colegio a Maipú. Las baldosas viejas, algunos tramos con adoquines, los árboles, las casas y esos jardincitos de entrada adorables que no veía ni de casualidad en mi barrio porteño. Siempre me gustó su calma suspendida en el aire y su calidez de vecinos invisibles. El tiempo pasó, yo egresé y nunca más volví hasta este verano, después de quince años.

Florida me recibió con su naturaleza intacta y, si acaso es posible, hasta más linda. Las casas que recuerdo se mantienen igual, los árboles parecen haber crecido bastante y descubrí plantas y flores que jamás había visto.

En medio de este clima bien de barrio, los viejos emblemas –como los cortados en la barra de La Sarita– hoy coexisten con artistas, diseñadores, flamantes centros culturales y restós que, por sobre todo, respetan el entorno y aportan su propio color. Tómense una tarde para descubrirlo una vez más, como yo.

Calles de Florida. La artista Paula Bugni recorrió las calles de su infancia, fotografió sus casas notables y encuadernó las imágenes en libros artesanales que se pueden encargar. Las Cortaderas. Si cae la tarde, que caiga en este clásico restaurante, vecino de la estación de tren. Se imponen las tablas de picada por su variedad y presentación, y sus medialunas calentitas acompañadas en verano por ‘Dulce Cortaderas’, un café batido con hielo y gotas de dulce de leche. Vergara 2390.

1. De Simone Ramos Generales. Un fuerte olor a pimienta negra nos recibe al entrar, mientras se escuchan –muy de fondo– los reconfortantes sonidos de la cocina en acción, abierta al ojo curioso y ciento por ciento fatta in casa. En este restó se perpetúan las raíces de almacén que echaron quienes precedieron a sus dueños actuales, y se homenajean a través de un sabor fresco, mayormente orgánico y sin conservantes artificiales. Para calmar el apetito, proponen canasta de panes caseros para el desayuno, su famosa tarta de espinaca con queso brie y tomates secos, el cheesecake de maracuyá, el pastrón casero acompañado con galette de papas y hierbas, y las tortas y tartas que hornea Carla De Simone. Güemes 2302. 4797-6663. 2. Plaza Remedios de Escalada de San Martín. A pasos de la estación de tren Florida del ramal Mitre se explaya esta pintoresca plaza, con árboles añosos, juegos para chicos y una calesita tradicional que resiste 10 puntos el paso del tiempo. Av. San Martín y la vía. 3. La Sarita. No hay vecino de Florida que no recomiende el vermucito de La Sarita. El edificio data de 1934, y recién en los años 60 dejó de ser almacén y bar para convertirse únicamente en restaurante. Álvarez 2101. Lunes a sábados, de 8 a 16.

1. Casa Aristóbulo Restaurante. Sentarse y ver la vida pasar suena como un buen plan en este restaurante. En la vereda, manteles de hule y flores; adentro, mesas coloridas y menú escrito en carpetas de colegio. Mientras tanto, en la cocina esquivan latas y conservantes para trabajar cada receta de forma fresca y artesanal. Se destacan por sus ensaladas y pescados (dicen los que saben que no podemos perdernos su ceviche clásico limeño). Aristóbulo del Valle 1889. 4718-2884. Lunes cerrado. 2. Vicze. El sol de la mañana, un leve aroma a incienso, un tema de Julieta Venegas, y flores y naturaleza alegre en telas, cuadros, dibujos, algún que otro mueble y hasta murales son todas las cosas que nos dan la bienvenida cuando tocamos el timbre del afable taller de Victoria Czentner, artista mejor conocida como Vicze. Su universo puede conocerse concertando cita o tomando sus talleres de dibujo y pintura. 3. Espacio Entretejido. Manuela Grandal y Milagros Álvarez Colodrero entrelazaron sus ganas de compartir sus oficios, sus producciones artesanales y de abrir un punto de encuentro al barrio. Acá brindan talleres –de tejido, fieltro, bordado, escultura en tela, telar, tintes naturales y más–, tienen una tienda de oficios conformada por todos los trabajos que resultan de las manos (arr.) y abastecen de materiales como lana pura de oveja y agujas para crochet. Güemes 1790.

1. Intuición Escorpiana. Esta explosión de color, arte pop y objetos que muestran imágenes de héroes de la vieja tele son el resultado de la creatividad de María Josefina Rebecchi. Con su equipo intervienen piezas a pura Intuición Escorpiana en un enorme local donde encontramos, por ejemplo, cuadros, manteles, almohadones, floreros y cualquier tipo de mobiliario (que se trabajan en el taller del fondo con pinturas sin solventes). Además, ofrecen asesoramiento de decoración personalizado. Ayacucho 1423. 4791-3959. 2. La Apasionada. El 2 de febrero de 2010, el ecléctico estilo happy chic tomó residencia en La Apasionada y, desde entonces, se codea con una cocina que ofrece comida saludable y de variada procedencia. La clave del menú está en las estaciones del año, que determinan los ingredientes. El hijo favorito del restó es su pintoresco patio trasero, aunque su almacén, provisto con aceites y condimentos, no se queda atrás. Ayacucho 1383.

¡Todavía hay más!



** Casa Florida: Galería de arte principalmente de fotografía contemporánea, y un centro cultural de talleres de arte y música. Gral. José M. Paz 1530. 4791-8220.

** Musaraña Libros: Librería consagrada al cómic, la novela gráfica, la ilustración, la poesía y la literatura independiente para chicos y jóvenes. Gral. José M. Paz 1530. 4791-8220.

** Renania: Meca de los fanáticos de la panadería y pastelería alemana. Imperdibles sus trenzas con semilla de amapola, panes de cereales, bretzels y su exquisita rosca con pasta de almendras. No se pierdan sus especialidades en época de festejos como Pascua o Navidad. Güemes 2622. 4760-0406

** Santa Paula: Bar notable de pura cepa, con soda de sifón y mesa de pool para los aficionados. Av. San Martín 2298.

** Silvia Dotta:
Artista del filete porteño que enseña sus piezas y dicta clases en un viejo almacén frente a su casa. Con cita previa.

** Vicente López Panadería: Panadería a la vieja usanza, cuya gran estrella es la medialuna, sobre todo si recién salió del horno. Av. Maipú 707.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.