Definí la personalidad de tu marca y posicionate en el mercado

Los arquetipos de Jung también pueden usarse para las empresas.
Los arquetipos de Jung también pueden usarse para las empresas.
(0)
6 de diciembre de 2019  • 13:01

Hoy te proponemos que sigas conociendo tu marca y definiéndola a través de arquetipos. Invitamos a Cecilia Ribecco, miembro del Consejo Ejecutivo de la Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA), Consultora en Branding, Imagen y Comunicación.

A estas alturas conocés la importancia del branding y de lo determinante que puede resultar para el éxito de tu emprendimiento. Ahora bien, eso no quita que construir tu imagen de marca pueda parecer una tarea titánica: y sí, abarca desde el logo, el diseño y la estética hasta la estrategia comunicativa.

Los arquetipos definidos por Carl Jung son un buen punto de partida para pensar qué personalidad le querés conferir a tu emprendimiento. ¿De qué se trata? En uno de sus estudios, el psicólogo suizo describió 12 arquetipos o personajes basados en la observación de patrones comunes, independientemente de la cultura o de la ubicación geográfica.

Estos personajes tienen características particulares e inspiran siempre las mismas emociones. Por eso, un buen ejercicio es elegir tres arquetipos y usarlos como base para construir tu historia, una que conecte profundamente con tu público.

Mientras leés la versión condensada de cada uno, pensá en tu marca y en lo que querés transmitir:

El creador

Visionario, tiene ideas innovadoras y busca materializarlas sin importar los riesgos. Es intrépido y disruptivo, le gusta experimentar y suele ser bastante perfeccionista (un arma de doble filo): sus creaciones deben generar valor para los usuario y deben ser de altísima calidad.

¿Cuál es su promesa de marca? La autenticidad. El creador estimula tu imaginación y te invita a desarrollar todo tu potencial y creatividad, a ser tu mejor versión. Pensá en Apple y Lego, por ejemplo.

El hombre común

Sencillo y sin pretensiones, el hombre común es como un buen amigo. Su mayor deseo es pertenecer y conectarse con los demás, por eso se presenta como alguien confiable y realista.

Las marcas que se encuadran en este arquetipo, como Ikea y Volkswagen, suelen asociar su propuesta de valor a la practicidad y funcionalidad que aportan en el día a día.

El inocente

Su lema perfectamente podría ser "la esperanza es lo último que se pierde". Optimista hasta los huesos, su único objetivo es ser feliz, lo que hace que a veces tenga tendencia a ser un poco naif. Coca-Cola y Dove son buenos ejemplos de este arquetipo.

El explorador

Independiente y con una energía que parece inagotable, busca la aventura. Tiene debilidad por las nuevas experiencias y vive en un estado de autodescubrimiento constante.

Las marcas con esta personalidad ofrecen la oportunidad de explorar e incitan a disfrutar la libertad. Pensá en Jeep, GoPro e incluso en las guías de viaje Lonely Planet.

El animador

Divertido e irreverente, su único objetivo es vivir el momento. Odia parecer serio o aburrido, y tampoco busca resolver problemas: su propósito es entretener. Hace que la vida parezca sencilla y siempre divertida, como Netflix o Doritos.

El seductor

Cálido y apasionado, quiere hacerte sentir único y especial. Ya sea en el plano romántico, familiar, de amistad o incluso espiritual, se compromete y busca crear relaciones sólidas y duraderas. Es complaciente y busca conectar con tus emociones.

¿Algunos ejemplos? Victoria's Secret y Ferrari.

El sabio

Inteligente y reflexivo, el sabio quiere ayudarte a entender cómo funciona el mundo. Ante la duda, te acompaña en el pensamiento analítico y te invita a ir hasta el final del asunto para descubrir la verdad.

Las marcas que trabajan con este arquetipo se posicionan como expertas en sus áreas. Pensá en Google o en las charlas TED, por ejemplo.

El héroe

Valiente y aguerrido, su objetivo es mejorar el mundo y dejar un legado positivo. Es un líder nato: de reacción rápida, toma decisiones sin titubear y motiva a otros a hacer lo mismo. Marcas como Nike usan muy bien este arquetipo.

El rebelde

Le gusta romper las reglas y desafiar el status quo. Irreverente, es un agente de cambio que impulsa a otros a hacer lo mismo. No tiene miedo de decir lo que piensa y no tiene demasiado en cuenta las consecuencias que puede acarrear. La famosa marca de motos Harley-Davidson es un claro ejemplo de este arquetipo.

El gobernante

Amante de las reglas y orientado a resultados, al gobernante le gusta mantener el control sobre las cosas que lo rodean para garantizar el orden. Es muy respetado e incluso suele posicionarse como un modelo a seguir. Cuidado, a veces puede llegar a ser muy controlador y demasiado autoritario.

¿Ejemplos? American Express, IBM o Mercedes Benz.

El mago

Imaginativo y un poco idealista, su único objetivo es que los sueños se vuelvan realidad. Así, el mago te hace sentir que nada es imposible y que las dificultades pueden transformarse en oportunidades. Pensá en Disney o Red Bull.

El protector

Su propósito es ayudar a otros. Tiene un instinto maternal, es amable, generoso y altruista. Busca proteger y cuidar, así como tener un impacto positivo en el mundo. Pensá en Johnson & Johnson o en UNICEF.

Sobre la Asociación de Emprendedores de Argentina

ASEA es una asociación civil que trabaja para hacer de la Argentina un mejor lugar para emprender, promoviendo políticas públicas y acercando herramientas concretas a los emprendedores de todo el país. Una de sus propuestas es Mujeres Emprendedoras, un ciclo gratuito de cinco encuentros especialmente pensado para capacitar y crear redes genuinas entre mujeres que emprenden.

Conocé más y anotate en: http://www.asea.com.ar/

¿Con cuáles arquetipos sentís que tu marca se identifica? ¿En qué atributos la ves reflejada y sobre cuáles te querés posicionar? ¿Tu cultura interna transmite lo mismo o está disociada? ¿Qué aspectos necesitás trabajar más? Acordate de que no deben ser tomados de manera literal: son una base, un disparador. ¿Lista para construir tu personalidad de marca?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.