Dejó un trabajo en el que cobraba una fortuna para lanzar su emprendimiento

Popi se largó y empezó a diseñar y producir sus propios zapatos.
Popi se largó y empezó a diseñar y producir sus propios zapatos.
(0)
30 de septiembre de 2019  • 10:55

"¿Por qué emprendí? Porque desde muy chica siempre tuve miedo de llegar al final de mi vida sin haberla aprovechado al máximo. Así que me lancé a hacer lo que realmente me gusta", explica Florencia Navarro, creadora de la marca de zapatos Popi Navarro. Hablamos con ella para que nos cuente cómo hizo para desarrollar su marca y cuál fue el motor que la impulsó a andar este camino.

Florencia Navarro, alias Popi, es Licenciada en Relaciones Públicas y, cuando se recibió, lo primero que hizo fue buscar arduamente el trabajo que "debía" tener, que fuera en alguna empresa conocida, grande, donde poder hacer "carrera". El mundo corporativo era lo que le habían enseñado. Así fue como empezó a trabajar en la industria petrolera, en la parte de Comunicación Institucional. Y ahí estuvo durante 5 años, manteniendo su "gran trabajo exitoso". "Mi sueldo cubría altamente mis expectativas, y por supuesto que podía darme grandes gustos. Pero después de un tiempo, me empecé a aburrir y me abrumaba la idea de que la relación de dependencia, pudiera llevarse mi vida entera", recuerda Popi.

La llegada de su primera hija, Ema, fue lo que la hizo terminar de entender que no quería que su vida siguiera de la misma manera. No poder contar con el tiempo que necesitaba para ella la angustiaba y le hacía preguntarme una y otra vez si aquella idea que rondaba por su cabeza llegaría al fin para concretarse. La moda siempre le había despertado un interés especial, especialmente los zapatos. Algunos años antes, de hobby, había comenzado a estudiar sobre su diseño y confección. Y entonces, en ese momento entendió que podía hacer de eso un estilo de vida.

La decisión de dejar la relación de dependencia

Popi Navarro, de ejecutiva a emprendedora.
Popi Navarro, de ejecutiva a emprendedora.

"Me llevó tres meses darme cuenta de que no podía mantener dos trabajos al mismo tiempo, destinándoles la misma energía. Y fue el momento de elegir", cuenta. Así fue como en octubre de 2016, con 26 años, entre mamaderas, pañales y chupetes, Florencia dio por inaugurada su marca de zapatos Popi Navarro, una marca para las mujeres "que se animan a caminar la vida. Para las mujeres que viven, que transcienden. Para las que emprenden, o para quienes se cargan un equipo al hombro. Para las mujeres auténticas, aquellas que expresan lo que sienten, las que se hacen escuchar. Mujeres que todo lo pueden", explica Popi.

Primeros pasos

Empezó en un espacio vacío de su casa, con dos estantes, donde expuso sus primeros cuatro diseños, de una producción de 70 pares de zapatos. Se armó una tienda online, y una fotógrafa amiga retrató cada uno de los productos para darles una mejor llegada a las clientas. Tiempo después, comenzó la vorágine de entender lo que significaba emprender. Lejos había quedado el trabajo de "éxito" y todos lo lujos que suponía. Volvió a empezar desde bien abajo, empapándose de un industria que no conocía y sin ningún contacto. "Pero cuando lo hacés con amor, vas encontrando las puertas para cada cosa. Emprender me topó conmigo misma, con mis ganas de transmitir al mundo que la energía de cada uno puede llegar a ser arrasadora", reflexiona Popi.

Su verdadera misión

Pero más adelante, hubo algo que verdaderamente la hizo a Popi enamorarse de su proyecto. y esto fue el hecho de encontrar el propósito de su marca: "Esta marca personal había llegado para exponerme frente a lo que siempre había querido hacer: comunicar y transmitir mi manera de ver la vida. Poder ayudar a otros a encontrar su pasión y animarse a vivir de eso", asegura. Con esto en mente, fue puliendo sus objetivos y metas, comenzando a empatizar con el público que la seguía. Y descubrió que mostrándose realmente como era, los resultados eran increíblemente más grandes. "Entendiendo esto, decidí abrir mi blog, donde vuelco mi otra gran pasión, que es la escritura. A través de mis escritos cuento acerca de este mundo emprendedor, mis experiencias y todas sus sensaciones".

Actualmente Popi cuenta con una producción anual de 500 pares de zapatos. A la hora de diseñar, realiza modelos 100% de cuero y de producción artesanal. La comodidad y versatilidad en el diseño son las características que hacen que las clientas los elijan para caminarlos todos el día.

"Hoy sé que no vendo sólo calzado. Popi Navarro supone un valor agregado que va mucho más allá de la compra y venta. Mis zapatos te animan a caminar por la vida, y te dan alas para volar cuando lo creas necesario", cierra Florencia con la sonrisa que la caracteriza.

En números

  • Inversión inicial: $120.000
  • Volumen de ventas anuales: $2.000.000
  • Seguidores en Instagram: 18,900
  • Puntos de venta: 1 showroom en Recoleta + tienda online con envíos a todo el país
  • Precio promedio de un par de zapatos: $4500

Más info: @popinavarrozap

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.