srcset

Bestiario

Desaparecida. A Mora la robaron en una entradera; su familia la busca y ofrece recompensa

Jimena Barrionuevo
(0)
14 de agosto de 2019  • 00:48

Fue en plena madrugada, en la localidad bonaerense de Burzaco, cuando todos dormían y ni siquiera el instinto animal pudo prever lo que estaba a punto de suceder. Alrededor de las 3.30, cuatro delincuentes armados entraron a la casa de la familia Saucedo. Los despertaron, luego, los ataron y les taparon los ojos. Tenían todo planeado: se habían "ocupado" de callar a Duque, el labrador que dormía todas las noches en su cucha en el jardín delantero de la casa y también a los perros de los vecinos que, lógicamente, iban a alertar sobre el peligro.

"Mucho no pudimos ver porque al sorprendernos, al instante, nos taparon los ojos, pero recuerdo el ruido cuando tiraron abajo la puerta de mi casa a patadas. Buscaban plata. Y, como no encontraron nada de dinero, se llevaron celulares, zapatillas y ropa", explica Micaela Saucedo.

Los delincuentes se tomaron tan solo diez minutos para revisar la casa y llevarse lo que consideraron de valor. "Cuando se fueron empezamos a gritar pidiendo ayuda a los vecinos para que llamaran a la policía. Salimos y nos encontramos a Duque muerto en la puerta y con espuma en la boca. Creemos que lo envenenaron y murió al instante", dice conmovida la joven de 18 años.

Enseguida advirtieron que faltaba el otro perro, Mora, una Beagle de dos años. "Ella estaba durmiendo conmigo en mi cama, y cuando irrumpieron en mi cuarto se fue corriendo, pero no iba a creer que se la robarían. Seguro la alzaron y se la llevaron. Siempre fue una perra súper cariñosa y buena, jamás mordió a nadie. Así que no se debe haber resistido a que la agarraran. Si vos la tocabas, a los segundos la tenías encima tuyo. Era tan inocente que seguro fue con quien la llamó sin problema", dice Micaela.

Mora está castrada y, como marca de identificación, tiene una letra C en la oreja izquierda que indica que ha sido estirilizada. Micaela pegó carteles y recorrió todo el barrio, pero la perrita no aparece. "No sirve para reproduccion. Probablemente la hayan vendido y estará encerrada en algún lugar porque es imposible que nadie la haya visto. Solo pido que si alguien la tiene, nos la devuelva, Queremos a nuestra perrita en casa, es lo más importante para nosotros". Por eso ofrecen una recompensa de $10 mil. (Se los puede contactar a Micaela_saucedo03@hotmail.com o al teléfono +54 9 11 4096-5521).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.