Desde el campo. Desarrolló su emprendimiento deco y hoy la contratan marcas premium

Sofía Edelstein
(0)
9 de septiembre de 2020  • 18:12

Fotos de: Guadalupe Fernández (@pepi_1514).

Cuando perdió su trabajo, Majo Firreri (45) tenía una hija de seis meses y vivía en un pueblo de tres mil habitantes. Sin empresas cercanas donde postularse, decidió crear un emprendimiento que le permitiera trabajar desde su casa. Comenzó vendiendo objetos deco hechos por ella misma, hasta que una marca le propuso algo más. Esta es la historia de cómo se reinventó y la increíble evolución de su proyecto.

Majo llevaba nueve años trabajando en una revista de moda cuando en 2015 cerró y se quedó sin empleo. Vivía en el medio del campo, a 120 km de Buenos Aires, y sus opciones laborales en relación de dependencia eran nulas. Decidida a quedarse en el pueblo, se arriesgó a emprender un proyecto de decoración por su cuenta. Creó un perfil en Instagram con un logo diseñado por un amigo y veinte fotos propias, y lanzó su mercado online de objetos deco curados o desarrollados por ella misma. Diseñó cuencos, morteros, cucharas, velas, bolsas reutilizables, bancos, portacubiertos, y armó una corta pero selecta lista de proveedores que fabricaban sus ideas.

"El día que me propuse empezar sabía que solo yo iría eligiendo el camino, mi propia aventura, sin quedarme con las ganas de intentarlo todo", relata Majo. Sabía que su fuerte eran las ventas al por mayor, entonces se enfocó en llegar a tiendas de todo el país. Dedicaba cinco horas a diarias a contactarlas y enviarles su catálogo, hasta el punto de vender en más de quince provincias y un local en Palermo que admiraba. "Superé el desafío de ser jefa, dueña, responsable de marketing, fotografía, contabilidad, diseño, logística, empaquetado ytodo lo que una empresa tiene que hacer, pero sola y desde el campo. Me definía a mí misma como "Laura Ingalls con WiFi" aunque a veces la señal me fallaba...", recuerda.

El poder transformador de las redes sociales

Su cuenta en Instagram comenzó a crecer, los pedidos a duplicarse y el trabajo también. A pesar de lo que sus posteos podían aparentar, tenía cero stock y fabricaba todo a pedido, pero los resultados siempre eran positivos. "Aprendí que las redes te ofrecen un sinfin de posibilidades siempre que seas autentica, que trabajes con amor y que quieras crecer orgánicamente para que tu proyecto sea a largo plazo", Majo reflexiona. Fotografiaba los productos en el uso cotidiano y en su vida real, y complementaba con textos capaces de generar un vínculo con el lector.

Al tiempo la contactó una marca para ofrecerle trabajo como estilista. Querían que generara contenido de decoración para mostrar sus productos. Ese primer trabajo como proveedora de servicios significó un punto bisagra en su emprendimiento, el comienzo de un cambio. "A partir de ahí, en lugar de enviar el catálogo de productos enviaba mi presentación, pero a marcas, para que conocieran mi trabajo. Y así fue como mi Instagram fue mutando: dejé de vender para empezar a venderme", explica. Cambió las fotos de cuencos y velas por rincones de su casa para mostrar su estilo y decoración, y pronto comenzó a trabajar con marcas como Falabella, Landmark, Rapsodia Home, Ferrum, Anthropologie, Sinteplast, entre otras. Hoy trabaja como estilista, decoradora y generadora de contenido deco para diferentes marcas.

Además de su perfil en Instagram, desarrolló también un sitio web en el que ofrece información y consejos sobre decoración, cursos pagos y gratuitos, y experiencias personales que sirven a modo motivacional.

Los consejos de Majo

  • Observá, pero no copies. "Tenemos frente a nosotros un mundo de imágenes, ideas e inspiración: que eso sea el disparador para crear nuestro propio espacio, pero sin imitar".
  • Sé real. "Es una de las cosas en las que más me hacen referencia mis seguidoras, que encuentran en mi cuenta una persona real y eso es clave para que tu proyecto dure en el tiempo".
  • Sé constante. "El resultado no llega por arte de magia, sino con tu trabajo, dedicación y siempre pensando que todo va a estar bien porque, en definitiva, somos lo que pensamos".

En números

$7.000 fue la inversión inicial

10 mil productos deco vendidos en dos años.

50+ marcas contrataron su servicio de estilismo y decoración.

300 talleres online vendidos.

6 mil suscriptores a su sitio web.

189 mil seguidores en su Instagram @majo_firreri

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.