srcset

Cor@zones

¿Destino o coincidencia? Eran adolescentes y una tormenta en la playa cambió sus vidas

Señorita Heart
(0)
18 de octubre de 2019  • 20:48

Nunca supieron si fue casualidad u obra del destino. Pero lo cierto es que ese verano Pablo y Mavi quedaron gratamente sorprendidos cuando se encontraron en una playa de Brasil. Ella había ido de vacaciones con su familia y él con amigos. Siempre habían tenido un lindo vínculo. Se habían conocido en el colegio Garzón Agulla de la provincia de Córdoba, donde ambos asistían desde los dos años.

Aunque en la primaria no habían coincidido en el mismo grado. Ella estaba en el "B" y Pablo en el "C", ya en la secundaria la vida los unió y quedaron en el mismo curso. "Ella me gustó toda la secundaria, nos sentábamos siempre cerquita. Pero recién en la fiesta de egresados nos dimos nuestro primer beso y empezamos un noviazgo cortito. Eramos muy chicos para estar de novios. Así que, después de unos meses, decidimos seguir como amigos de mutuo acuerdo. Nunca perdimos el contacto. Siempre nos veíamos, hablábamos por teléfono, nos contábamos nuestras cosas y dejábamos en claro que ninguno quería el compromiso del noviazgo como asumiendo que ya tendríamos tiempo más adelante para eso", recuerda Pablo (38).

Mavi y Pablo se dieron su primer beso en la fiesta de egresados.
Mavi y Pablo se dieron su primer beso en la fiesta de egresados.

Ese febrero en Brasil con 23 años, el sonido del mar y el ambiente cálido del país tropical le hizo un guiño especial. Después de cruzarse por algunos días, se pusieron de acuerdo vía e-mail y fueron juntos a una fiesta en la playa. "Yo no sabia lo que ella quería pero pensaba que ya habíamos tenido suficiente tiempo sin compromisos y la verdad es que pensaba cada vez más en ella. Los dos habíamos ido a la fiesta con las mismas intenciones pero en ese momento no lo sabíamos. Pero, apenas iniciada la fiesta una tormenta fuerte hizo que se cortara la luz y cada uno tuvo que regresar a su hotel. No había celulares ni Facebook en esa época así que ese verano ya no nos volvimos a ver".

Después de la tormenta

Al regreso de las vacaciones, Pablo continuó su vida, sus estudios en la carrera de abogacía y las salidas con amigos. Se puso de novio y, al poco tiempo, su pareja le anunció que estaban esperando un bebé. La vida le cambió para siempre. "Mi familia es bastante tradicional así que sentí que lo mejor era que mi novia y yo viviésemos juntos para poder criar al hijo que estaba en camino. Le conté a Mavi las noticias y ella me felicitó. Estoy muy contenta por vos, vas a ser un gran papá, me dijo". Años mas tarde le confesó que había sido un día muy triste para ella. Y, a partir de ese momento, si bien no perdieron contacto se distanciaron. Mavi viajó, estuvo en pareja, se separó y Pablo se convirtió en padre de familia.

Pasaron diez años, la relación que Pablo tenía con la mamá de su hijo comenzó a desgastarse y decidieron que lo mejor era tomar caminos diferentes. Luego de hacer el duelo y atravesar meses de angustia, Pablo quiso retomar el contacto con Mavi. "Ella es una mujer muy hermosa pero increíblemente no había tenido suerte en el amor y estaba sola así que poco a poco nos fuimos acercando y casi 20 años después retomamos lo que habíamos dejado de adolescentes. Los primeros días fueron de película. Yo no lo podía creer, tanto la había pensado que al final se estaba dando. Hablamos muchísimo de todo lo que había vivido cada uno en todos estos años. Yo le contaba que, aún estando en pareja, siempre pensaba en ella, y un día le pregunté si se acordaba de la fiesta en Brasil cuando la tormenta terminó la noche.... Ella me dijo sí...iba destinada a chaparte esa noche. Me quedé helado porque yo iba con las mismas intenciones y si no hubiera sido por esa tormenta nuestra historia sería totalmente distinta".

Al principio lamentaron haber "perdido" tantos años sin poder verse. Pero luego entendieron que quizás en aquella playa de Brasil todavía no estaban preparados para vivir una vida juntos. 15 años después, la vida los reencontró, ya maduros pero con el deseo intacto y la ilusión de acompañarse hasta el final de sus días.

Si querés contarle tu historia a la Señorita Heart, escribile a corazones@lanacion.com.ar con todos los datos que te pedimos aquí .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.