Día del amigo. ¿Los vínculos virtuales cuentan como amistades?

Crédito: Ilustraciones de Caribay Marquina.
Candelaria Palacios
(0)
19 de julio de 2019  • 14:08

A veces ni siquiera califican como amigas, pero todas tenemos alguno de estos vínculos virtuales que no sabemos cómo definir. Con algunas hablamos más que con nuestra mamá y con otras solamente nos entendemos mediante emojis y likes, pero todas, en algún punto, son un poco nuestras amigas o, al menos, amigas de @tualteregodeinstagram.

La compañera de salita verde que nunca más viste

Después de 20 años, la reconociste en IG. Pero ¡si estás igual! De pronto, volvieron a saber la una de la otra y no paran de likearse y comentarse los sucesos de sus vidas. Te enterás de todo sobre su trabajo nuevo y sobre su viaje a Miami. Ella también te llena de fuegos y caritas las stories. Son súper amigas, pero... aunque siguen viviendo en el mismo barrio, el amor no es tan fuerte como para trascender lo online y hacerse un hueco para tomar un café.

La stalker

Crédito: Ilustraciones de Caribay Marquina.

Aunque vos no seas influencer ni famosa, tenés una fan. Ella te comenta todo, te tira flores, te mira todas las stories y ¡sabe todo sobre vos! "Loli, ¿de dónde es ese vestidito?", te pregunta, como si fueras @chiaraferragni. Te parece un poco creepy todo, pero al menos te sube la autoestima.

La influ-amiga

Crédito: Ilustraciones de Caribay Marquina.

Es esa influencer que re seguís, te da buenos datos y vos le comentás todo. Es un win-win: vos le aumentás los likes y el engagement y ella te tira la posta para que la cheesecake te salga más esponjosa. ¡ Larga vida a las influencers dateras con buena onda!

La 3.0

Crédito: Ilustraciones de Caribay Marquina.

Con ella te venís cruzando en las redes desde que ambas se hicieron el perfil de FB, allá por 2008. Después las dos se pasaron a Twitter, evolucionaron y ahora se cruzan en IG y Snapchat. Es como una de esas amistades incondicionales, en las que sabés que la otra siempre va a estar: chatean todos los días, saben que se tienen mutuamente y que su amistad seguirá evolucionando cual Pokémon hasta la era del 8G, cuando las redes nos permitan transmitir olores, sabores y texturas.

La no correspondida

Crédito: Ilustraciones de Caribay Marquina.

Al revés que con la stalker, acá la fan sos vos. A esta chica la amás, querés ser como ella, viajar y vestirte así y no te perdés ni una de sus stories. Eso sí, vos sos más discreta y le preguntás las cosas por privado, no vaya a ser que se den cuenta de tu obsesión.

Los amigos de mis amigos son mis amigos

Crédito: Ilustraciones de Caribay Marquina.

En redes, esto pasa muy seguido. Gente que apenas conocés por medio de otras personas, en IG tiene más relación con vos que con sus amigas reales. Una especie de amistad robada que puede poner celosa a tu amiga original, ¡manejala con cuidado!

La doble vida

Crédito: Ilustraciones de Caribay Marquina.

Esta sí es una amiga tuya real, pero que en las redes ¡parece otra persona! Aprendió a posar cual Pampita y domina los filtros como Kylie Jenner. Te da un poquito de vergüenza ajena, pero sabés que es parte de su estrategia para atraer a sus matches de Tinder, así que la entendés y la bancás, pero también te debés una charla con ella para advertirle que no se pase de rosca, porque, en la vida real, ¡no la van a reconocer!

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.