Diálogos del alma

Sergio Sinay
Sergio Sinay PARA LA NACION
(0)
26 de enero de 2014  

Experimentar y recordar Señor Sinay: nuestras vacaciones consistían en ir al balneario de Quilmes en tranvía, de picnic. Hoy nada conforma. ¿Todo tiempo pasado fue mejor?

Edgardo Solís

RE:

Con esa sabiduría que a veces sólo se encuentra en el humor, Roberto Fontanarrosa (gran escritor, con todas las letras) solía decir que todo tiempo pasado fue anterior . Una definición fenomenológica tan rigurosa como impecable. En definitiva, eso es todo lo que podemos decir de los tiempos pretéritos. Lo demás es una puja entre lo que el psicólogo israelí Daniel Kahneman, Premio Nobel de Economía (primer profesional ajeno a esa disciplina que lo obtiene), define como los Dos Yo. En su apasionante trabajo Pensar rápido, pensar despacio , él explica la existencia de un Yo que experimenta (es el que vive en tiempo real las situaciones de la vida y percibe las emociones y sentimientos cuando se presentan) y un Yo que recuerda. De este último se alimenta la memoria.

El Yo que recuerda se queda con los momentos y las emociones extremas y condensa en ellos toda una secuencia de hechos. Elimina el factor tiempo, la duración de los acontecimientos y lo que pasó entre una cosa y otra. Construye relatos a partir de vivencias y hace de ellos la versión oficial de nuestra propia historia. El Yo que experimenta es el que vive la vida y el Yo que recuerda es el que la cuenta. Ambos son aspectos de nuestro ser. Al final del día, el Yo que recuerda tiene la palabra y el Yo que experimenta carece de ella. Tomamos decisiones del presente según lo que cuenta el Yo que recuerda. Acaso volvamos a lugares o situaciones guiados por él, sólo para decepcionarnos porque los recordábamos distinto de cómo los experimentamos ahora. Y quizás evitemos situaciones o lugares, debido al recuerdo que ese Yo nos repite, y de ese modo nos perdemos una manera distinta y mejor de experimentarlos.

Si el Yo que experimenta pudiera hablar, posiblemente diría, como Fontanarrosa, que todo tiempo pasado fue anterior y que lo que cuenta es una inmersión consciente en el presente para vivir en él la que es una vida cierta, la única en la que podemos atisbar el sentido de nuestra existencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.