Días de sierra y aventura

Rama, una propiedad ubicada 70 km al norte de la ciudad de San Luis, es un paréntesis donde la cocina se destaca y se lucen los purasangre
(0)
25 de septiembre de 2005  

En el valle de Pancanta, la piedra tiene milenios y formas rarísimas. La tierra parece escupir granito y le otorga al paisaje una extraña belleza. Así es la estancia de 2300 hectáreas que Alicia Bañuelos y Juan Carlos Marini compraron, empeñados en convertir el sitio en un vergel. Y en eso están. Por ahora llevan forestadas unas 560 hectáreas con robles, nogales, fresnos y cerezos.

Ese no es el único sueño del matrimonio; también están embarcados en producir fruta untable, una delicia que los huéspedes disfrutan en cada desayuno sobre las tostadas tibias. Se trata de una variante del dulce de fruta, sólo endulzada con jugo concentrado de uva.

El casco, construido en piedra, dispone de siete cuartos con grandes ventanales que se abren al paisaje serrano.

Los amantes de los caballos están aquí en la gloria. Podrán admirar los árabes y purasangre que aquí se crían y hasta despuntar el vicio con alguna salida.

Para los huéspedes con espíritu de explorador, buscar oro en el río es una propuesta tentadora. La idea es lavar este preciado mineral, igual que lo hacían los antiguos colonos, batea de madera en mano y armados de paciencia.

Cuando cae el sol, el mejor plan es partir para la laguna El Alumbre y quedarse hasta que la luna aparezca, redonda y enorme sobre el horizonte.

Revista Lugares sugiere

Estancia Rama

Ruta Provincial Nº 9 km 72, Valle de Pancanta, San Luis. En Buenos Aires, tel: 4791-6216. rama@rama.com.ar . www.rama.com.ar .

US$ 90 + IVA por persona con pensión completa y cabalgata. El resto de las actividades tiene costo adicional. La estancia cuenta con caballos árabes y criollos, para los que son expertos jinetes y para aquellos que nunca han realizado esta actividad.

Las cabalgatas se organizan en función de la destreza y las preferencias de los participantes, por lo que pueden durar desde algunas horas hasta un par de días. En este último caso, Rama ofrece lo necesario para pasar la noche acampando.

Dentro de la estancia hay una gran cantidad de ríos y arroyos con ollas profundas de agua cristalina. En ellos se siembran todos los años truchas variedad arco iris, de manera que allí se puede practicar la pesca deportiva.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.