Dilema navideño: ¿con quién pasamos las fiestas?