Maneras de vivir. Dioses muertos, arzobispos vivos