Escapadas: descansá en Santa Ana, Uruguay

La puesta del sol, imperdible
La puesta del sol, imperdible
A 20 minutos de Colonia, conocé este destino ideal para familias con chicos y parejas en busca de tranquilidad
(0)
4 de febrero de 2013  • 11:05


En algún momento, quizás después de asistir a una de sus puestas de sol o mientras tomás mate con amigos, te preguntás cómo sería tu vida si te instalaras en un lugar así. Santa Ana es un pequeño pueblo que vive a orillas de las costas uruguayas del Río de la Plata, a 20 kilómetros de Colonia del Sacramento. Es un destino súper elegido por familias con chicos y parejas en busca de tranquilidad. Y la encuentran, por supuesto. Porque está ahí para todo aquel que quiera recibirla, entre los eucaliptus, el perfume de sus tardes, las aguas del río y esa bahía de arenas blancas.

Cómo llegar: desde Buenos Aires, en barco hasta Colonia: Buquebús. Pasaje ida y vuelta, en el buque Eladia Isabel, desde $390.

Más info:www.buquebus.com

Dónde dormir: Hostería Don Guillermo. La doble cuesta desde US$ 95 la noche.

Más info:www.la-hosteria.com

Paseos copados

Tenés la opción de hacer paseos al aire libre
Tenés la opción de hacer paseos al aire libre



Si sos inquieta o estás con chicos muy activos, hay algunos paseos piolas. Uno es a La Casa de los Pájaros, donde además de ver las garzas y gaviotas que ofrece todo Santa Ana, contás con el plus de Nido Calero, un hombre que se dedicó durante años a albergar aves de todo tipo. Otra opción es el Parque Anchorena, poblado por el ciervo axis,una especie de la India que se adaptó perfectamente al entorno (más info: www.parqueanchorena.gub.uy ). Lo último: el Club Social y Deportivo, un típico club de pueblo con juegos infantiles, canchas para vóley, tenis, bochas, pádel y fútbol. Averiguá por peñas y bailes nocturnos, son muy divertidos.

Sale playa

La costa es amplia para disfrutar de la playa en familia
La costa es amplia para disfrutar de la playa en familia



Después de desayunar, podés ir a la playa. Las costas son amplias, de arenas suaves: orillas de un Río de la Plata limpio y sereno, en cuyas aguas te podés bañar tranquila. No hay olas y el nivel del agua te llega hasta la rodilla o el ombligo: ideal para los más chiquitos. Para los amantes de los deportes náuticos, hay rampas en las playas para bajar pequeñas embarcaciones. ¿Lo mejor? La tranquilidad de los visitantes y la ausencia de balnearios organizados. Las puestas del sol en la playa, además, son marca registrada en Santa Ana. El dato: como no hay puestos de venta ni paradores, llevate una heladerita.

Comer rico

La Hostería Don Guillermo, para alojarte y comer rico
La Hostería Don Guillermo, para alojarte y comer rico



Aunque no vas a encontrar platos muy sofisticados, podés disfrutar del placer de la cocina sencilla. La Hostería Don Guillermo, donde te recomendamos alojarte, tiene el restaurante más concurrido: con buen precio y carta variada que incluye asado, pastas, sopas, pescados, menúes vegetarianos y opciones para celíacos. Según su dueña, Liliana García, porque los cocineros, además de ser los ex dueños de la Casa Jardín - famosa por sus panqueques al rhum y que cerró sus puertas hace un par de año- son "unos amores", de buen carácter y muy dedicados. ¡A disfrutar!

¿Tenés ganas de irte unos días afuera? ¿Qué te parece este destino? Si ya lo conocés, contanos tu experiencia.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.