srcset

Bestiario

Earl, el gallo abandonado que ahora regentea un taller de autos

Jimena Barrionuevo
(0)
17 de julio de 2019  • 00:31

Fue una mañana de viernes como tantas otras en el taller de reparación de autos RandR Garage, en Carolina del Norte, Estados Unidos, cuando los empleados vieron un simpático gallo que rondaba el lugar. La jornada laboral continuó como siempre y, al momento del cierre, como el animal parecía no tener planes de irse, todos asumieron que había sido abandonado. Entonces le ofrecieron comida y se aseguraron de que pasara la noche en un lugar seguro.

Pasó el fin de semana y cuando todos regresaron, el gallo seguía allí por lo que los hombres decidieron abrirle las puertas de la tienda y el taller para que pudiera encontrar su lugar. "A Earl le gusta dormir en un árbol cercano por la noche. Pero, si el clima es malo, lo llevamos adentro del local para que no corra peligro. Todas las mañanas, Earl saluda con entusiasmo a sus compañeros de trabajo y cumple una graciosa rutina diaria alrededor de la tienda que todos han llegado a conocer y amar", contó uno de los dueños del lugar.

Lo primero que Earl hace cuando entra al taller es recorrerlo de punta a punta, como si estuviera inspeccionando el espacio en busca de algún error. Se mete debajo de todas las cajas de herramientas y bancos de trabajo en busca de arañas y cualquier otra cosa que pueda encontrar. Después del desayuno, a Earl le gusta seguir a los empleados por el garaje y pasar el rato con ellos. "Definitivamente parece pensar que solo es uno de los tipos que trabajan en el garaje, y, en este punto, es como que lo es. A él no le importan los ruidos fuertes o las personas que caminan por allí. Incluso a veces duerme frente a la puerta de la oficina y nos hemos tropezado con él varias veces", dice otro delos empleados entre risas.

Earl ha estado "trabajando" en la tienda durante tanto tiempo ahora que se ha convertido en una especie de celebridad local. Incluso están en el taller están pensando en cambiar su logotipo y enviaron a confeccionar unas remeras con la imagen de Earl. "No podemos creer la atención que está recibiendo Earl. Tenemos clientes que traen a otros amigos o familiares a ver a Earl cuando vienen a recoger sus vehículos".

Nadie está muy seguro de de dónde vino el gallo o porqué eligió RandR Garage como su hogar, pero todos están muy contentos y ahora, definitivamente, lo consideran parte de su familia extendida.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.