Postales de la calle. El clima, más allá del balcón