El código de barras cumple 60 años