El conde Branca, guardián de una fórmula secreta