Opinión. El desafío de rendir examen y dar explicaciones ante la mirada ajena