El día en que Stephen Hawking organizó una fiesta a la que nadie fue