srcset

El Fiat 500 se renueva sin perder mística

Ariel Basile
(0)
13 de febrero de 2019  

Si algo tiene el 500 es encanto. Un modelo que trascendió todas las épocas y con un regreso en tono nostálgico hace una década que no se agotó en una moda pasajera. Hoy, el 500 sigue siendo el emblema de Fiat. En un ejercicio de imaginación, es posible inferir la pregunta que se habrán hecho en la casa central de la marca italiana: ¿es posible trasladar esa mística a un vehículo más grande? ¿o solo funciona en tamaño pocket? Un primer intento fue el 500L, que tuvo un paso fugaz por el mercado local, un outsider en la familia Cinquecento. El segundo fue el 500X. Con este modelo sí los diseñadores podrán decir que lo lograron: este SUV recibió el abrazo de la famiglia. Si de algo pecó el 500X, al menos en estas pampas, fue de bajo perfil. El vehículo llegó en un combo de lanzamientos denominado Italian Garage, que trajo al país autos europeos, como el nuevo 500 tradicional, el Tipo y el 595 Abarth. Aunque el único vero italiano es el 500X, que se fabrica en la cuna de Fiat. El SUV es el vehículo de calidad, con toques estéticos que lo convierten en un Cinquecento musculoso, con un interior confortable, con equipamiento de sobra y un conjunto mecánico que le da un gran andar.

Fuente: Archivo

Guiños

La versión Cross probada es la tope de gama y tiene tracción 4x4. También tiene más categoría que la Pop que abre la oferta. El exterior lo muestra como un 500 auténtico, más grande, pero sin perder la autenticidad. Contribuye a su pertenencia al mundo de los SUVs el rodado 18 para mostrarse bien plantado. El interior está entre los mejores del segmento. Las butacas en cuero marrón son envolventes y extra cómodas, con ajustes eléctricos. Y aparecen varios guiños al pequeño 500 que a su vez remiten al modelo de los años 50. Algunos: las manijas de las puertas, círculos en el tablero, en el volante y en el apoyacabezas. Además, tiene un techo eléctrico panorámico que le da luminosidad al habitáculo, así como climatizador de dos zonas. La capacidad del baúl es de 350 litros, acorde al segmento. Es decir, el 500X puede ser el salto para el amante del Cinquecento que necesita más espacio que con el simpático citycar. En la parte trasera dos adultos viajan cómodos. Tres niños también. La pantalla central es conocida: el sistema UConnect, sin GPS aunque con la posibilidad de enlazar celulares. Para destacar: la computadora de abordo en la parte central del tablero.

Fuente: Archivo

Tecno

Un punto alto es el nivel tecnológico: llega con asistente de cambio de carril que incluso puede corregir levemente la trayectoria y el control de velocidad crucero adaptativo, que regula la velocidad en base al vehículo precedente. En manejos por un solo carril, casi no hace falta intervención. También tiene alertas de proximidad, sensores de ángulo muerto o de de lluvia. A esto se suma el equipamiento más racional en seguridad, como control de estabilidad, anclajes Isofix y siete airbags. El conjunto mecánico es el 1.4 turbo de 170 CV asociado a transmisión automática de nueve marchas con posibilidad de manejo secuencial desde levas al volante.

Fuente: Archivo

Una caja conocida del Jeep Renegade y también de la pick up Toro, que permite un andar relajado para reducir consumos. Rinde 8 litros cada 100 km en uso mixto. Aunque el consumo se dispara si utilizamos el modo Sport (también hay modos Off Road y Normal). Cambia la configuración, el motor se muestra más nervioso y la reacción al acelerador es instantánea. Pasa de 0 a 100 km/h en ese estado es de 8,8 segundos. La velocidad final es de 200 km/h. En Off Road se acciona la tracción integral, con la posibilidad de fijar un 4x4 permanente hasta 50 km/h. A más velocidad será a demanda del vehículo, cuando detecte pérdida de adherencia. Como buena parte de los SUVs urbanos, están pensados para escapadas fuera del asfalto light y no para grandes patriadas todoterreno. El precio al cierre de esta edición era de $1.178.400.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.