¿El hijo del vecino siempre lo hace mejor que el tuyo? ¡No le creas!

.
.
Deborah Maniowicz
(0)
29 de septiembre de 2017  • 08:29

Hay un video de Carlos González –pediatra español que AMO– que desde hace un tiempo aplico para todo. Es una conferencia que dio en España sobre el sueño de los bebés donde cita una encuesta que se llevó adelante en Inglaterra a finales de 1999. La encuesta estaba dirigida a padres de niños menores a 1 año y planteaba dos preguntas:

La primera:

Y la segunda:

.
.

Es decir: muchas veces la información que nos llega del hijo del vecino –el sobrino de nuestra amiga, el nieto de nuestra tia, el amiguito de jardín del hijo del cuñado del verdulero– no es taaan así como nos cuentan.

En uno de los grupos de crianza que coordino hace un tiempo una mamá contó, cansada de que el afuera le pregunte cómo duerme su hijo, que se cansó de dar explicaciones y ahora opta por contestar “como un bebé”. ¿Por qué todo el mundo se mete? ¿Qué pretenden que les digamos cuando nos preguntan cómo duerme un bebé recién nacido?

Cuando contamos que nuestro hijo duerme con nosotros nos dicen que el hijo del vecino, que tiene 3 meses, duerme 11 horas seguidas en su cuna.

Cuando contamos que nuestro hijo casi no come y sólo quiere teta o mamadera, nos dicen que el hijo del vecino come todo lo que le ponen en el plato.

Cuando contamos que nuestro hijo hizo un berrinche en medio de la calle, nos dicen que el hijo del vecino jamás hizo una escena en público.

Cuando contamos que nuestro hijo ama las golosinas, nos dicen que el hijo del vecino jamás probó los caramelos y en cambio ama la fruta.

Cuando contamos que no había forma de que se bañe, nos dicen que el hijo del vecino ama bañarse y puede estar horas dentro de la bañadera.

Dos cosas:

A tu hijo: nunca le digas a tu hijo que el hijo del vecino lo hace mejor. Nunca. No le enseñes a compararse, y mucho menos con una persona que ni siquiera conocemos (que capaz duerme excelente pero se enferma cada dos por tres, o come espectacular y llora todo el día, o duerme mil horas pero le pega a los amiguitos).

Y a vos: te digo lo mismo de siempre. No te compares: lo estás haciendo bien.

Voy a intentar ejemplificarles algo de lo que venimos hablando hoy.

Imagínense esta escena: entran a un restaurante y en una mesa hay un nene de tres años sentado en su sillita escuchando las conversaciones de los adultos o mirando para otro lado pero sentadito sin “molestar” mientras sus padres hacen sobremesa. Al lado, hay una mesa similar pero el nene de tres años en lugar de estar sentadito está corriendo por todo el restaurante. ¿Cuál les hace más ruido? A mi, sin dudas, el que está sentadito sin balbucear, sin hacer una “escena”, sin moverse.

Y lo mismo me pasa con el tema del sueño. Cuando una mamá me cuenta que su hijo de 3 meses duerme toda la noche seguida sin despertarse a mi me hace mucho más ruido que el bebé que se levanta cuatro veces.

Al afuera la encanta opinar. No te enrosques. Va de nuevo: Lo estás haciendo bien.

.
.

Debbie

¡Las espero en Instagram!

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.