El lector mixto, o cuando el papel convive con el ebook