Estudios culturales. El mártir de la democracia digital