El mundo privado de un coleccionista

Arquitecto y artista plástico, Juan Riboloff construyó su mundo personal con objetos recuperados y ojo de lince.
(0)
24 de julio de 2013  • 13:26

Producción: Matías Errázuriz | Fotos: gentileza de Mauro Ramírez.

Parece mentira que tantos objetos hayan estado a la sombra durante tantos años, pero así fue. Durante más de una década descansaron en cajas en las bauleras de los padres y tías de Juan Riboloff, dueño de este loft que respira historias de vida y mucha dedicación. Arquitecto y artista plástico, este soñador trabaja a diario en maquetas y miniaturas forjando lo que será, según aspira, un museo itinerante. "Es un vicio, todo lo que tengo en grande también está en chiquito".

A Juan le llevó un buen tiempo encontrar este lugar en Parque Chacabuco, con un living de doble altura y una disposición de los ambientes tal que le permitieron acomodar y lucir gran parte de lo que colecciona: candelabros, cajitas (de variado tamaño y procedencia), bobinas de porcelana, tablas de lavar la ropa, palmetas para limpiar alfombras, vajilla y teteras. Y eso, para empezar a hablar nomás.

Ideas

* "Si algo tengo que hacer, es ingeniármelas para generar lugar de guardado. Así, el apoyapiés que está en living es también un cajón en el que se guardan los marcos que están sin usar. Lo revestí con un brocato de una cortina antigua que combiné con un terciopelo de tono claro. Hay una casa que se ve y otra escondida".

* Siguiendo este razonamiento, también el bajo escalera se transformó en un espacio para guardar. Además, el segundo escalón se prolongó para que formara un banco y brindar asientos sin ocupar mucho espacio en la cocina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.