¿El no compromiso está de moda?

¿Cuál es tu problema?
¿Cuál es tu problema? Crédito: Corbis
¿Qué les pasa a las personas que todo el tiempo evitan involucrarse afectivamente con el otro? Te contamos qué hay detrás de los expertos en evadir compromisos emocionales
María Gabriela Palleros
(0)
9 de junio de 2015  • 10:24

Antes que nada es importante aclarar que vamos a limitar el tema del "no compromiso" al marco de las relaciones de pareja. ¿Qué sucede con esas personas que permanentemente intentan no involucrarse afectivamente con el otro? ¿Qué hay detrás de los expertos en evadir compromisos emocionales?

Es difícil generalizar en aspectos relacionados a los vínculos humanos. Sabemos que cada relación tiene un carácter propio y único, pero nos referimos a las personas que tienden siempre a manejarse con el mismo patrón y que se les hace imposible sostener todo tipo de pareja estable.

El Imperio de lo efímero

Gilles Lipovetsky, filósofo y sociólogo francés, sostiene que vivimos una época en la que todo tiene la característica de ser pasajero y momentáneo para que de este modo sea asimilable para las personas. Podríamos pensar que, en los tiempos que corren, es más fácil inclinarse por el no compromiso que por lo perdurable. Es más, hasta podríamos hacer hincapié en la cantidad de herramientas tecnológicas con las que hoy una persona cuenta para poder conocer a otra, por ejemplo la red social "Tinder" donde se limitan variables, se eligen fotos, o incluso aún más gráfico la aplicación "Second love", en la cual las personas que lo usan ya están en una relación y lo que buscan es poder escapar de la fidelidad.

Crédito: Corbis

Hasta acá es poner el foco en lo sociológico, pero es importante tener en cuenta que no se trata de detener la mirada solamente en el contexto, necesitamos comprender que estamos analizando una arista más de la complejidad que tiene el tema.

Ya hablamos del afuera, ahora hablemos del adentro: ¿qué tipo de la relación busca una persona cuando no quiere comprometerse?

Caracteristicas del #NoCompromiso

Todo muy lindo, pero sin presiones ni ataduras
Todo muy lindo, pero sin presiones ni ataduras Crédito: Corbis

-No hay idea de proyecto. Se sostiene sobre la idea de vivir el momento, no implica una visión a futuro. La imagen de construir toda una vida con el otro carece de valor alguno, dado que nunca será genuina la entrega si se excluye todo aspecto emocional en el vínculo.

-Sin presiones. No comprometerse es liberarse de las obligaciones. Cuando se intenta no involucrar lo afectivo es como elegir solo quedarse con el lado lúdico de la situación. Se trata de no dar espacio a las responsabilidades para que estas no arruinen la idea pasatista sobre la cual fue planteada la relación.

-Reina el individualismo. El compromiso en la pareja se sostiene sobre la premisa de compartir todo nuestro mundo con el otro y así a elaborar una visión en común. Cuando el mismo no está presente sucede claramente todo lo contrario, lo individual prevalece sobre el concepto de pareja, los egos son más fuertes que el deseo de construir un vínculo duradero con la otra persona.

-No hay reclamos. Si desde el inicio la relación está encuadrada en estos términos, todo planteo posterior está fuera de lugar. Este es un aspecto central de este tipo de vinculación, porque manifiesta, ni más ni menos, la razón que la motiva: no tener ataduras emocionales.

También vale aclarar que muchas veces este modo de relación parte por una elección del que las establece, pero otras veces no. Hay personas que, a su pesar, les cuesta poder construir vínculos perdurables. Tienen el deseo de hacerlo pero no logran la apertura emocional para concretarlo. Los miedos, sus propias defensas, lo invalidan para poder brindarse afectivamente a un otro. Estas situaciones de no compromiso son mas difusas porque tienden a instalarse en la confusión, en un limbo entre querer lograr un compromiso y no poder sostenerlo.

Es importante resaltar que no se trata de rotular las relaciones ni tampoco de enjuiciarlas, no podemos determinar con exactitud si el no compromiso es una moda o si simplemente se pone más en relieve por el marco social que vivimos, ni tampoco ser tan extremistas de no considerar que un vínculo sin compromiso pueda virar a que lo tenga. Debemos tener en cuenta que en el plano de las relaciones humanas, nunca se tiene la última palabra, y que nada es más complejo de manejar y de describir que la implicancia emocional con el otro, porque como dice Erich Fromm: tenemos consciente el miedo a no ser amados, cuando en realidad habitualmente inconscientemente lo que está presente es el miedo a amar.

¿Y vos? ¿Qué opinión tenés sobre el no compromiso? Además: Para vos, ¡todo es poco! y Aprender a soltar .

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.