srcset

Paisajismo

El paraíso vegetal de un inglés en Traslasierra

(0)
14 de abril de 2019  • 00:00

Izq.: Richard Kirton entre hileras de lavandas. Der.: Un algarrobo blanco impone su altura frente a un nativo grupo de especies de bajo porte. La casa se mimetiza con el entorno mediante sus colores y materiales.
Izq.: Richard Kirton entre hileras de lavandas. Der.: Un algarrobo blanco impone su altura frente a un nativo grupo de especies de bajo porte. La casa se mimetiza con el entorno mediante sus colores y materiales. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Richard Kirton fue uno de los impulsores de Petersham Nurseries, un conocido proyecto que incluye vivero y restaurante a orillas del Támesis. Pero hace unos años dejó Londres para volver a su Argentina natal, más precisamente a la pacífica Traslasierra. Hoy vive en la chacra La Sophia, su hogar y emprendimiento inmobiliario con viñedos y montes nativos en la localidad de Luyaba, sobre el faldeo de las sierras de Córdoba. Allí, Kirton decidió armar su hogar y lotear el resto de la propiedad (que adquirió junto con su hermano) en parcelas de una hectárea. Los viñedos son materia prima de los vinos que llevan su apellido.

La intención es vender lotes grandes a gente que valore el monte nativo y la fauna asociada; es un lugar muy lindo para avistaje de aves y para disfrutar de la tranquilidad.
Richard Kirton

El acceso a La Sophia con un reservorio de agua y, al fondo, los viñedos que darán origen al vino Kirton.
El acceso a La Sophia con un reservorio de agua y, al fondo, los viñedos que darán origen al vino Kirton. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Un pasado al otro lado del Atlántico

Cuando Richard Kirton y Lisette -su mujer en ese entonces- se mudaron a Petersham, un tranquilo barrio en las afueras de Londres, se enteraron del cierre de un vivero cercano y la compra del lugar por parte de un residente. "Estaba buscando un cambio, y ya que soy ingeniero agrónomo y mi esposa era paisajista, decidí dejarle una nota manuscrita al nuevo dueño, Francesco Boglione, sin muchas expectativas. Al otro día recibí varios mensajes de Francesco, que quería hablar con nosotros. Nos juntamos y terminamos trabajando ahí, remontándolo y preparándolo para abrirlo al público", recuerda Richard. Armaron un buen equipo y remodelaron un viejo invernadero y lo transformaron en un restaurante, hoy famoso en la zona.

"El éxito fue instantáneo; es un lugar muy fotogénico. El restaurante fue elegido como el más lindo de Londres para comer afuera y el mejor entre los nuevos de Londres. Al poco tiempo teníamos un flujo permanente de celebrities: el príncipe Carlos, Madonna, Mick Jagger, Richard Gere, Michael Douglas, y la lista sigue. No hubo un momento aburrido en los tres años que estuve, si bien era como estar haciendo surf en una ola enorme".

Así, luego de unos años de arduo trabajo en Petersham, decidió mudarse a una vida más tranquila y llegó a Traslasierra, con un proyecto rodeado de naturaleza.

La vida en la chacra La Sophia

El ingreso a la casa se realiza por un sendero sinuoso de ladrillo que atraviesa un jardín silvestre, en tonos principalmente amarillos.
El ingreso a la casa se realiza por un sendero sinuoso de ladrillo que atraviesa un jardín silvestre, en tonos principalmente amarillos. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

El paisaje nativo es de arbustos bajos como piquillín y jarillas, y algunos algarrobos, chañares y espinillos. Apenas se llega a La Sophia, una laguna rodeada de sesbanias en plena floración y un mar de Verbascum thapsus y Verbascum virgatum amarillos en el mes de noviembre generan un contraste más que interesante.

Del otro lado del camino, las lavandas hacen de transición con el monte nativo casi virgen y un sendero invita a tomar la fresca sombra del algarrobo con un banco a sus pies. Los verbascum siguen apareciendo aquí y allá, y dan su fuerte acento vertical. Un sendero conduce desde el estacionamiento hasta la casa, atravesando un jardín silvestre. Una original pérgola alta, con una parra, da marco a la casa. El jardín posterior se va desdibujando y fundiendo con el monte mismo y una serie de senderos invitan a adentrarse y descubrir ejemplares de algarrobos y breas hasta llegar a la laguna.

Mi trabajo es editar, o sea sacar o dejar según lo que se quiera lograr.
Richard Kirton

En la zona baja de la laguna de la chacra La Sophia se plantaron Sesbania punicea y se repitieron los verbascum, que forman una paleta de colores contrastantes.
En la zona baja de la laguna de la chacra La Sophia se plantaron Sesbania punicea y se repitieron los verbascum, que forman una paleta de colores contrastantes. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

"Me gustan los jardines silvestres, donde uno acompaña a la naturaleza, sacando lo que menos interesa y promoviendo lo que sí. Dejo que el jardín evolucione como quiera; me parece lindísimo ver cada año qué plantas van a predominar con el 'esqueleto' de las arbustivas nativas y los árboles. Este año me sorprendieron los verbascum, pero las zinnias, gomphrenas y gaillardias, por nombrar algunas, salen por todos lados; son especies pioneras, por lo cual me gusta remover algo de tierra en el invierno para beneficiarlas". Riega en la entrada de la primavera para darles una ayuda a las anuales y lo recién plantado; una vez que empiezan las lluvias, se dedica a sacar los yuyos, además de ocuparse de los viñedos y la producción del vino.

La arquitectura de líneas sencillas está enmarcada por una estructura de hierro a la que se le hizo trepar plantas de vid, en concordancia con los viñedos, que da un marco vertical verde y fresco.
La arquitectura de líneas sencillas está enmarcada por una estructura de hierro a la que se le hizo trepar plantas de vid, en concordancia con los viñedos, que da un marco vertical verde y fresco. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Un jardín siempre es más que las plantas. Desde que sumó pasionarias, el lugar se llenó de las mariposas espejito, cuya oruga se alimenta de esta especie. Las trepadoras como la sacha huasca ( Dolichandra cynanchoides) y el peine de mono ( Pithecoctenium cynanchoides) les encantan a los picaflores. El estanque se llena de insectos, que comen los pájaros, y de ahí beben animales autóctonos, como corzuelas, hurones, zorros, zorrinos, gatos monteses, lagartos.

Entre las especies plantadas y las nativas en La Sophia, se destacan las simpáticas zinias silvestres (izquierda) y las Verbascum densiflorum, que adaptaron a la perfección (derecha).
Entre las especies plantadas y las nativas en La Sophia, se destacan las simpáticas zinias silvestres (izquierda) y las Verbascum densiflorum, que adaptaron a la perfección (derecha). Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

"La huerta me ganó el 'primer round': entre los cuises, pájaros, clima y malezas, me superó, pero voy a volver, ya con los ojos más abiertos y con una superficie más realista. Lo que sí tengo en cantidad son plantas aromáticas que uso siempre en la comida". Además de volver a intentar con la huerta, Richard sigue innovando en su jardín, probando, recalculando, pero siempre dejando que exprese su máximo potencial. Animales, plantas y amantes de la naturaleza, siempre bienvenidos. Y asegura: "Si aquí uno aprende a mirar no se puede aburrir nunca".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.