Noche. El refugio de los miércoles