Primer Plano. El rey David: hay vida después de Friends