El secreto para lavar tus copas

El remojo, los guantes y el secado son pasos fundamentales para que brillen los cristales
El remojo, los guantes y el secado son pasos fundamentales para que brillen los cristales
María Eugenia Mastropablo
(0)
22 de enero de 2020  • 00:54

Lograr que tu momento del brindis parezca salido de una película es muy sencillo. El primer paso para lavar las copas a mano es ponerse guantes de goma para evitar que se resbalen.

Lavado

  • A continuación, se debe tomar la copa desde la base, aplicar agua tibia, jabón neutro y frotar con una esponja suavemente para no rayarlas. Se recomienda usar este tipo de jabón para las copas de cristal, porque al ser un material poroso, puede absorber los distintos aromas.
  • Algunas manchas, como las de vino, pueden llegar a ser difíciles de sacar cuando se secan. En este caso, una buena opción es realizar el mismo procedimiento anterior pero agregándole media cucharadita de pasta de dientes para aflojar las marcas.

Secado

  • El secado es una de las partes más importantes del proceso ya que hay que tener especial cuidado en no dejar marcadas las huellas de los dedos. Lo ideal, es quitar el agua introduciendo un paño o un trapo de microfibra e ir girando la copa cuidadosamente para evitar rayaduras. El detalle que hay que tener en cuenta para que tus copas queden igual de brillosas que las de un restaurante es pasarles, para terminar, un algodón con agua y vinagre blanco y dejarlas que se sequen al aire libre.
  • Si contás con poco tiempo, otra opción para que tus copas queden impecables, es usar un "viejo truco de la abuela". Lo primero que hay que hacer es poner una olla con agua a hervir. Cuando el vapor vaya subiendo se debe acercar la copa hasta quede completamente empañada. Luego, hay que alejarla y limpiarla con una servilleta dándola vueltas suavemente.

El lavavajillas tiene sus propios secretos y lugares
El lavavajillas tiene sus propios secretos y lugares

Lavavajillas

En el caso de usar un lavavajillas, hay que tener en cuenta ciertos detalles para que no se rompan ni se rayen.

  • El primero es usar el programa destinado especialmente para la cristalería ya que utiliza una temperatura menor a 40 grados (para no dañar la superficie del cristal) y tiene un abrillantador específico para este material.
  • También es importante colocar las copas en los soportes específicos que, normalmente, están ubicados en la parte de arriba. Tampoco hay que ubicarlas muy juntas para que no se choquen entre sí ni ponerlas junto a las cucharas u otros elementos de metal que puedan rayarlas.

Bonus track

Para terminar, el bonus track para evitar que el lavado se convierta en una pesadilla es poner las copas en remojo con agua tibia inmediatamente después de usarlas. De esta manera, no se fijarán las manchas. En caso de olvidar este paso, se deben remojar las copas con agua tibia y una gota de vinagre durante unos minutos antes de comenzar el lavado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.