Electrónicos asociados

(0)
25 de agosto de 2000  

Con la pretensión de instalar en sus fiestas un auténtico espíritu de club, Sound inauguró el último jueves sus trasnoches de culto a la música electrónica. Y fue un éxito.

Ni bien Dr. Trincado dio sus primeros disparos de techno, la pista, únicamente iluminada con luces violetas (de esas que pintan de fosforescente uñas, dientes y cuanta pilcha blanca encuentren en su recorrido), se convirtió en un polo de concentración de fieles.

Hasta las tres de la madrugada, la escalera de acceso a ese primer piso, pequeño pero suficiente para lograr tan deseado ambiente intimista, no dejó de recibir la marea de adictos a los sonidos electrónicos.

Lo cierto es que, una vez allí, no queda más que ponerse a bailar. Esa es la idea: que los cuerpos no se resistan a tal descarga sonora, potente y cuidada hasta en el más mínimo detalle. Para eso, los mentores de este espacio "de respeto, libertad y buen trato" convocaron también a un cordobés especialista en bandejas, Cristóbal Paz, segundo residente en la cabina de la casa.

La iniciativa tomada por tres personajes conocidos en el mundillo de la noche dance (un RRPP, un productor y un dee jay) adoptó por sede permanente para su cita semanal el pub alternativo The Scream.Sin embargo, y claro está, las citas de los jueves frente al Obelisco nada tienen que ver con el varieté y el music hall. La música electrónica es motor de todo cuanto pueda suceder, entre socios, allí dentro.

Sound. Cerrito 306; informes, 4381-4133. Abierto los jueves, desde la 0. Entradas: con tarjeta, $ 5 y $ 7, con consumición. Sin invitación, $ 10 con consumición.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.