En las redes. Es influencer gastronómica y las marcas le pagan por aparecer en sus redes

Crédito: Gentileza
Daniela Chueke Perles
(0)
12 de marzo de 2020  • 12:33

En su canal de Instagram, Andrea Amatte enseña a cocinar y promueve entre sus seguidores los productos de las marcas que la contratan. Le llevó tres años de postear contenidos diarios hasta que un día apareció su primer cliente: una empresa gastronómica. Después vinieron otras marcas que la eligen por sus contenidos y ahora puede llegar a cobrar mil quinientos dólares por una story .

Todo empezó en 2017, a pocos meses del nacimiento de su primera hija . Cuando Andrea Amatte vio a Helena por primera vez, supo que iba a querer pasar con ella todo el tiempo que pudiera: no estaba dispuesta a perderse un segundo de contacto con la bebé para seguir el ritmo descontrolado del mundo de la moda . Como una joven diseñadora de indumentaria estaba al mando de su propia marca de ropa, Ramona, pero en ese momento vital, en el que una mujer se suele replantear tantas cosas, miró para dentro y pudo reconocer que ya no le divertía tanto seguir en ese camino.

Entonces abrió una cuenta de Instagram para hacer algo que le encantaba: cocinar las recetas de su familia. De ascendencia libanesa, Andrea estaba acostumbrada a los elogios de amigos cuando probaban los sabores de los platos típicos y pensó que habría mucha gente en las redes que iba a valorar conocer los secretos de la comida árabe.

De pasión a negocio

Crédito: Gentileza

"Al principio, mis posteos consistían en mostrar todas las recetas fáciles y rápidas, comida típica de Medio Oriente, siempre cosas hechas con lo que tengo en la heladera. Me encantaba improvisar, pero solo mostraba lo que realmente cocinaba para nosotros. Me grababa por stories mostrando el paso a paso y la gente se empezó a copar; cada vez se sumaban más seguidores", recuerda Andrea.

Con el correr del tiempo, la cuenta fue adaptándose más a cocina de todo tipo pero manteniendo una característica: seguía siendo real, honesta, sin mentiras, cosas que los seguidores realmente pudieran hacer en su casa y sin preocuparse por el food styling .

"Amo hacer todo desde cero. Siempre pienso si alguna receta se podrá hacer en casa; también trato de no usar nada que venga listo en caja, me encanta hacer quesos, yogures, recetas fuera de lo convencional", explica.

El año pasado la familia tuvo que mudarse a Los Angeles, Estados Unidos por el trabajo del marido. En ese momento, Andrea se decidió a tomar su canal de IG como un trabajo full time , con objetivos de crecimiento y objetivos económicos. Allí y ya con la decisión de convertir la cuenta en un auténtico negocio, se profesionalizó y empezó a buscar sponsors. Enseguida se le abrieron muchas puertas, empezó a armar acuerdos con marcas que la eligieron por la calidad de sus contenidos. "Eso me dio mucha seguridad y hoy me siento feliz con poder hacer lo que amo, y, además, ganar plata. Es como un sueño hecho realidad".

Las claves de Andrea para crecer en Instagram

Madre x 2
Madre x 2 Crédito: Gentileza

  • No encasillarse. Comencé a subir recetas libanesas, en un principio, todo lo que me enseñaron mis abuelas, y luego cambié el nombre "Andrea Recetas Árabes" por solo "Andrea recetas" para no encasillarme y poder subir más recetas de otro tipo,
  • Aguantar sin cobrar. Fueron más de 3 años de trabajo sin tener ninguna entrada de dinero, me llevaba horas mantener la cuenta ya que desde que la abrí subo una receta por día, tanto por stories como posteo, creando contenido a diario, fotos, videos, edición, todo lo hacía yo misma con mi celular y un trípode.
  • Contenidos honestos. La gente me identifica como recetas árabes, y recetas que se hacen con ingredientes sencillos, sin vueltas, que salen si o si, muestro cuando salen mal, y cuando salen bien. No hay mentiras, trato de usar ingredientes que se encuentran en el almacén de la esquina. Recetas honestas, reales.
  • Aprender a monetizar . Comencé a tener una entrada de dinero en el momento que llegue a USA, a la semana me inscribí en una plataforma para influencias, y me llamaron para hacer una campaña con Mr. Cubunsons por la que me pagaban 200 dólares que para mí era una barbaridad. Luego comenzaron propuestas de todo tipo y los valores de cada posteo empezaron a subir aun más.
  • Tener paciencia y perseverar. Muchas veces pensé que jamás iba a lograr poder vivir de esto, me deprimía y pensaba en dejar todo, poder ayudar con la economía de mi familia con mis recetas era un sueño para mí, además de descubrir que era lo que realmente me apasiona y estaba segura que no quería hacer otra cosa.
  • Animarse a más. Tuve muchos miedos, cuando saqué mi primer recetario "Andrea Recetas Panes" pensé que no iba a vender nada, y terminé vendiendo más de 700 recetarios digitales.
  • Postear la vida misma. No comparto solo recetas, esto se convirtió en una especie de reality, muestro a mis hijos y la gente se encariñó, mi esposo no sale mucho en cámara, no le gusta, pero me acompaña y apoya mucho.
  • Cuidar a tu comunidad. ¡Se formó una comunidad que amo!, mis seguidoras son mis amigas, me aconsejan y aprendo mucho de ellas, son personas increíbles, jamás me hicieron cyberbullying tenemos mucha buena onda, no hay negatividad entre mis seguidoras y eso me llena de felicidad siento que son mi familia.

En números

Crédito: Gentileza

17 marcas grandes la contrataron en el último año.

273 mil seguidores en el Instagram de @andrearecetas .

21 mil seguidores en su nuevo canal Youtube.

15 horas por día trabaja cocinando, haciendo los videos y posteando el contenido.

20 a 30 stories sube por día.

De 200 a 1500 dólares cobra por un posteo.

200 mensajes por día responde de sus seguidores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.