Emprendedores: aprendé a ver el cambio como una oportunidad

Gestionar el cambio es todo un desafío. Aprendé a hacerlo con estos consejos.
Gestionar el cambio es todo un desafío. Aprendé a hacerlo con estos consejos.
(0)
6 de agosto de 2019  • 11:45

Porque a veces nos cuestan los cambios , decidimos que había que hacer algo al respecto y dar vuelta la ecuación: lograr que el momento del cambio sea el oportuno para buscar nuevas fortalezas y oportunidades de negocio . Por eso convocamos a Ariela Schulman, experta en Recursos Humanos, facilitadora en cursos de Linkedin y docente de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, para que nos diga cómo lograrlo y cómo subir a tu equipo al barco .

"He transitado por diferentes compañías y culturas organizacionales. He atravesado contextos de crisis locales y mundiales. He visto nacer compañías así como he visto como las mismas de a poco se han pinchado y algunas han llegado a desaparecer, pero frente a toda esta diversidad de situaciones, siempre me he mantenido con la cabeza alta y mirando hacia adelante". A esta frase podemos escucharla de boca de un docente universitario, contando su experiencia personal. Así como también de un profesional independiente, de un emprendedor que ha apostado todo, de una familia que trabaja en el campo y el contexto la ha azotado, así como también del dueño de una compañía.

Todos, absolutamente todos, siendo parte de este contexto dinámico, cambiante y muchas veces incierto, hemos tenido esta sensación. Entonces, me pregunto, ¿qué significado podemos darle al concepto de cambio?

Según la Real Academia Española, cambiar es "dejar una cosa o situación para tomar otra". Implica por ejemplo, dejar de utilizar un sistema de facturación, para comenzar a utilizar e implementar un sistema de gestión integral. A simple vista más desafiante, más amigable, más moderno y competitivo en el mercado. ¿Pero quién lo solicito? ¿Quién lo quiere?

Inmersos dentro de un contexto complejo, entendemos que cambiar no es una opción, es una necesidad . Y es por eso, que aquellos que son más optimistas, ven al cambio como una oportunidad, como un nuevo desafío que se les plantea y para el cual, es bueno tomar una actitud positiva y hasta reflexionar acerca de planes en acción que les permitan anticiparse. Aquellos que por el contrario lo viven como una tragedia, son aquellos a los cuales les cuesta salirse de su zona de confort, esas personas que se han acostumbrado a hacer las cosas de una determinada manera y frente a un nuevo desafío, se resisten, así, sin siquiera escuchar ninguna voz que les advierta acerca de la mejora del cambio, les de la oportunidad de investigar, cuestionar y entender un poco más.

Cambiar no es una opción, es una necesidad.

El cambio vino para quedarse, y hoy en día es moneda corriente en todo tipo de organizaciones. Y frente a esto en mi mente circulan ciertas preguntas que quiero compartir: ¿acaso solamente nos disponemos a cambiar las máquinas y tecnología? ¿Acaso nos enfocamos en un cambio edilicio o de mobiliario?

Cualquiera sea el cambio que queremos encarar, tendrá su impacto en las personas, esos seres sociales y emocionales que llevan adelante la organización y son la base fundamental para afrontar cualquier transformación.

Cómo llevar adelante el cambio

Encarar un proceso de cambio implica gestionar las emociones, idear una estrategia y aplicar una metodología.

Es importante entender que debemos considerar los diferentes estadios por los cuales atravesamos las personas, hasta llegar a lograr ser dueños y sentirnos enteramente protagonistas del cambio. Frente a una nueva modalidad de gestionar un área:

  • Inicialmente entramos en shock y nos enojamos, sinceramente, no comprendemos la razón de ser de ese cambio y nos negamos y resistimos.
  • Cuando comenzamos a entender los beneficios que nos traerá esa nueva gestión y por medio de la comunicación, comenzamos a profundizar en los objetivos que se propone, lentamente cambiamos nuestra actitud, a una modalidad receptiva, más activa, que acepta y finalmente acuerda y se compromete con el cambio en cuestión.

Un cambio mal gestionado puede hacer peligrar nuestra vida organizacional. Es por eso que recomiendo:

  • Invertir tiempo y conocer a las personas que la integran, entender que los preocupa así como también que los ocupa y motiva.
  • Encontrar aquellos agentes de cambio que colaborarán desde el inicio en esta implementación y serán nuestra guía en la organización.
  • Asimismo, si bien podemos conocer metodologías teóricas de gestión, es importante entender qué corresponde accionar, en qué momento, y si es factible realizarlo.
  • Analizar la cultura organizacional, la estructura, la competencia y el estado de situación actual, nos permitirá llevar adelante e implementar el cambio de una manera exitosa, sin interferencias, y por el contrario, con mucha adherencia.

¿Acaso podemos sobrevivir si nos quedamos como estamos? Enfrentar un cambio, es enfrentarse a un movimiento para el cual, biológicamente estamos preparados. Es cierto que tal vez nos parece inoportuno y hasta incómodo, pero es fundamental, parar la pelota y comprender su naturaleza y su magnitud, así como su razón de ser.

Es importante empezar a ver los cambios como puentes que nos llevan a formas diferentes de hacer las cosas. Encararlos como un aprendizaje que nos generará mayores riquezas y desafíos y nos permitirá seguir creciendo en nuestro negocio. ¿Cuáles fueron algunos de los cambios más importantes que tuviste que atravesar como emprendedora?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.